Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La presidenta de los comuns en el Parlament, Jéssica Albiach / PODEM

Los comuns exigen "blindar" la inmersión lingüística obligatoria en catalán

Albiach pide no "caer en provocaciones" y rechaza que un 25% de las clases se impartan en castellano

3 min

La presidenta de En Comú Podem en el Parlament, Jéssica Albiach, ha llamado este domingo a "blindar" el modelo de inmersión lingüística y a no "caer en ciertas provocaciones" de partidos que, en su opinión, solo pretenden impedir que Cataluña avance en "esta etapa de diálogo y convivencia".

Albiach, que ha participado en una manifestación en Barcelona para exigir más justicia social, ha considerado que la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán --declarada ilegal por los tribunales-- se ha demostrado como un modelo de "éxito", que no solo "cohesiona" la sociedad catalana sino que cuenta con el respaldo de una "gran mayoría social, política y pedagógica".

Las "provocaciones" de PP y CS

La dirigente de los comuns ha rechazado de esta forma la obligatoriedad de impartir, al menos, el 25% de las clases en castellano, tal y como ha dictaminado la justicia. "Es incuestionable que los niños cuando terminan su etapa de educación obligatoria saben hablar perfectamente castellano y catalán", ha defendido la líder de los comuns, que cree que es "importante" no caer en "ciertas provocaciones" de algunos partidos: "A palabras necias, oídos sordos".

Albiach se ha referido así a las declaraciones de los líderes del PP y Ciudadanos, Pablo Casado e Inés Arrimadas, que ayer criticaron el acoso a una familia de Canet de Mar (Barcelona) que ha reclamado el 25% de las clases en castellano y tacharon la situación en Cataluña de "apartheid" lingüístico.

La lengua, "herramienta partidista"

Para Albiach, se trata de una "provocación absolutamente ridícula" cuyo único fin es impedir que Cataluña avance "en esta etapa de diálogo y convivencia".

En ese sentido, ha apelado a dejar de utilizar la lengua como "herramienta partidista" y a "blindar este modelo de éxito de la inmersión lingüística".