Menú Buscar
El líder de ERC, Oriol Junqueras, junto a la vicerrectora del Campus Manresa, Sílvia Mas, en el momento de su llegada al campus de la UVic-UCC en la localidad barcelonesa de Manresa / EP

Un centenar de profesores universitarios denuncian la contratación de Junqueras

Han enviado una carta al rector de la Universitat de Vic en la que manifiestan "su consternación y bochorno" por la incorporación del recluso independentista

2 min

Más de un centenar de docentes universitarios y profesionales españoles y de otros países han dirigido una carta abierta al rector de la Universitat de Vic en la que manifiestan "su consternación y bochorno por la contratación de Oriol Junqueras, condenado a 13 años de prisión por los delitos de sedición y malversación, por parte de la Universidad de Vic-Universidad de la Catalunya Central (UVic-UCC)". La iniciativa está impulsada por Foro de Profesores y responde a la decisión de los equipos de tratamiento de la cárcel de Lledoners de aplicar el artículo 100.2 del reglamento penitenciario al líder de ERC para que pueda de disfrutar de un régimen de semilibertad.

Los firmantes de la carta mantienen que  “un condenado por sedición y malversación que ha quebrantado el orden constitucional y la legalidad vigentes” parece difícil que pueda cumplir una docencia según lo establecido en el art. 27.2 de la CE. "La Universidad de Vic, añade el escrito, se suma así a la campaña de hostigamiento institucional que padecen los profesores, las profesoras y los estudiantes universitarios que discrepan del separatismo (...)  Esta contratación supone un grave deterioro de la imagen pública de la institución Universitaria en su conjunto y de la confianza que la ciudadanía, incluida la sociedad civil catalana, deposita en ella".

"Las universidades constituyen el motor del progreso cívico y socioeconómico y se rigen por los criterios de excelencia y meritocracia. En ellas se ha de velar y cultivar la ejemplaridad cívica y ética. Resulta cuanto menos reprobable que la Universidad de Vic, gestionada por una entidad pública, la Fundación Balmes, contrate a un condenado por delitos de sedición y malversación para impartir docencia durante sus permisos penitenciarios, añaden en la carta".