Menú Buscar
Jaume Vives, líder del colectivo Resistència Catalana y portavoz de Plataforma por Tabarnia

Casa de Madrid acogerá el acto humorístico sobre Tabarnia censurado por un local municipal

El evento, organizado por el CLAC para "reírse" del nacionalismo, contará con las intervenciones de Pau Guix, Ramón de España, Pablo Planas y Jaume Vives

4 min

Finalmente, Casa de Madrid acogerá el evento humorístico "Help Tabarina" que censuró el Centro Cívico Casa Elizalde de Barcelona y que organiza el Centro Libre Arte y Cultura (CLAC).

El acto tendrá lugar el mismo día que estaba inicialmente previsto, el martes 27 de febrero a las 19.30 horas, en la sede de la entidad, situada en la calle Ausiàs March, 37 de la capital catalana.

Anulación sin justificación

El CLAC denunció que Casa Elizalde, un equipamiento del Ayuntamiento de Barcelona​ en el Eixample que gestiona la empresa Ludic 3 SCCL, anuló la celebración del evento una vez reservado y pagado el espacio "sin previo aviso y sin ofrecer ninguna fecha ni ningún espacio alternativo, sólo la devolución del importe de la tasa pública de alquiler del espacio ya pagada".

Los organizadores explican que los responsables de Casa Elizalde se escudaron en que todo era culpa de un error humano, "pero la realidad es que cuatro semanas antes del evento esos mismos responsables habían confirmado a CLAC la disponibilidad de la sala y CLAC hizo la reserva y abonó la correspondiente tasa pública".

Reírse del nacionalismo

El acto contará con la presencia del dramaturgo Pau Guix y los periodistas Ramón de España y Pablo Planas​. También participará el portavoz del movimiento Plataforma por Tabarnia, el también periodista Jaume Vives.

"¡Tabarnia necesita tu ayuda! Para ello, algunos de los tabarneses más ilustres han decidido montar un espectáculo para reírse largo y tendido de la mayor lacra que han vivido hasta el momento sus conciudadanos: el nacionalismo", señala el CLAC en su convocatoria.

Ataque a la libertad de expresión

El CLAC es un centro cultural de Barcelona que tiene, entre otros, los objetivos de "alentar el debate de ideas y de reforzar la vocación cosmopolita que ha tenido siempre nuestra ciudad, estimulando su papel de referente cultural en una Cataluña dentro de España y así promover la diversidad frente a la imperante cultura única".

Casa Elizalde no es el primer centro cívico de Barcelona que rechaza el acto de CLAC. Los organizadores contactaron también con el Centro Cívico Sagrada Familia que, pese a hacer acuse de recibo de la solicitud, no ofrecieron fechas ni informaron de su disponibilidad. CLAC considera que se trata de un "ataque a la libertad de expresión que lamentamos, máxime cuando dichas salas son públicas y las sufragamos entre todos los ciudadanos de Barcelona". "La implicación política que tienen algunos de sus eventos provoca que, por miedo a represalias, dichas salas prefieran no albergarlos", concluyen.