Menú Buscar
Meritxell Batet fue la 'número dos' de Pedro Sánchez en la lista por Madrid del 20D.

Batet: "La reforma de la Constitución iría acompañada de nuevos estatutos de autonomía"

Meritxell Batet, 'número dos' en la candidatura del PSOE en Madrid, defiende que la propuesta socialista incluye la celebración de dos consultas populares

9 min

-- Pedro Sánchez la eligió a usted para liderar la comisión de expertos constitucionalistas para reformar la Carta Magna. ¿Una reforma constitucional es lo que necesita España?

-- La reforma constitucional es necesaria por muchos motivos. Su objetivo principal es actualizar una norma que, después de 37 años sin haber sido apenas reformada, necesita una profunda actualización. Con la reforma se puede acometer cuatro objetivos que España necesita como país: mejorar la protección de determinados derechos de las personas, fortalecer nuestro Estado del bienestar, modernizar las instituciones y favorecer el tránsito hacia un modelo federal que pueda dar mejor respuesta a la distribución territorial del poder, lo que servirá para mejorar el encaje de Cataluña en España. Todo ello ratificado por referéndum, por la decisión de todos los españoles, lo que puede significar una oportunidad para sintonizar las nuevas generaciones con el proyecto constitucional.

-- ¿Es también un intento de recuperar una parte del electorado de Cataluña que se ha vuelto independentista?

-- Defendemos la propuesta federal porque creemos firmemente en ella, porque pensamos que mejora la actual configuración territorial del poder. Pero, además, es indudable que también aspiramos a que pueda mejorar el encaje de Cataluña con el resto de España, y ello pueda ayudar a convencer a una mayoría de catalanes de que el proyecto de España sigue siendo el suyo. Hay un 52% de los catalanes que han dicho no a la independencia, pero también hay un 47% que no quieren seguir en España. A unos y a otros va dirigida la propuesta federal del PSOE con la que creemos que podemos avanzar en un modelo de convivencia justo de cara a los próximos años. 

-- ¿No es dirigir muchos esfuerzos para un sector más bien minoritario de la sociedad española y, quizás, un sector irrecuperable en Cataluña?

-- El esfuerzo es para todos: para los que se quieren ir y para los que no. Lo que está claro es que lo que nos ha llevado hasta aquí ha sido la irresponsabilidad de Artur Mas y el inmovilismo de Mariano Rajoy. Cuatro años de no hacer nada, y otros cuatro anteriores de poner palos en las ruedas a Cataluña como cuñas radiofónicas vergonzantes, mesas petitorias o el recurso contra el Estatut.

Cuando gobierna la derecha el independentismo se dispara en este país. Y lo que no puede hacerse, llegados a esta situación, es mirar para otro lado. Es inadmisible el grave y antidemocrático desafío al Estado que está planteando Mas y Junts Pel Sí, frente al cual los socialistas nos posicionamos con firmeza. Pero, además de exigir el cumplimiento de la ley, estamos ante un problema político que requiere de una respuesta con altura de miras que solo puede venir desde la política. 

-- A grandes rasgos, ¿en qué consistiría esa reforma?

-- En recoger en la Constitución el reconocimiento de las singularidades de CCAA como Cataluña, desde el respeto a la igualdad de todos los españoles. Y esa singularidad se refiere tanto a su historia, a sus tradiciones, a su lengua, como a su cultura. En reformar el Senado para que garantice la participación de las CCAA, también de Cataluña, en las decisiones estatales que les afecten. En asegurar los recursos para que las CCAA, que sostienen el Estado del bienestar, funcionen, a través del reconocimiento expreso en la Constitución de los elementos básicos de la financiación autonómica. Y en una clarificación competencial que aminore la conflictividad, cosa que contribuye a fortalecer la lealtad institucional.

Además, la reforma de la Constitución iría acompañada de nuevos estatutos de autonomía, por lo que se votaría dos veces de manera legal, acordada y vinculante.

-- ¿Considera que en esta reforma Cataluña debería ser incluida como nación?

-- Mi aproximación a la política no es nacionalista, es republicana. Para mí lo importante no es la nación, sino los ciudadanos. Lo importante es que se reconozca la singularidad de Cataluña, y el término con el que se haga debe nacer del diálogo y ser fruto del consenso. En todo caso, le avanzo que nosotros no entendemos que Cataluña sea una nación en el sentido que le dan los nacionalistas, como un ente soberano con derecho a constituirse como Estado.

-- ¿Se debería suprimir el concierto vasco y el cupo navarro? ¿Se deje fijar un nuevo sistema de financiación para Cataluña?

-- El inmovilismo de Rajoy también ha afectado a que tengamos un problema serio con el sistema de financiación autonómico que debería haberse renovado por mandato legal en 2013 y no se ha hecho. Los socialistas no cuestionamos el concierto vasco y navarro, pues vienen recogidos en nuestra Constitución, pero ello no quiere decir que el cupo que tienen que aportar al Estado no sea renegociable, para mejorar la solidaridad con el resto de CCAA. Buscaremos un sistema de financiación federal que sea justo y equilibrado, también con Cataluña.

-- El PSOE aprobó hacer efectivo el principio de ordinalidad y limitar la solidaridad interterritorial. ¿Es esto una medida progresista?

-- En cuanto al reparto de la financiación autonómica, lo que decimos textualmente es que queremos establecer los elementos fundamentales del sistema de financiación de las en la Constitución conforme a los principios de certeza, estabilidad, y equilibrio en el reparto de los recursos públicos y los de autonomía financiera, suficiencia, corresponsabilidad, coordinación, solidaridad y equidad interterritorial, definiendo la forma de operar de los mecanismos de nivelación financiera con el objetivo de dar la máxima transparencia a la garantía del principio de solidaridad a través del reconocimiento de niveles similares de servicios públicos. Ésta es nuestra posición. Creo que es marcadamente progresista.

-- ¿Qué opina de los últimos sondeos que muestran un sorpasso de C’s al PSOE?

-- Ni los propios sociólogos, cuando hablan en privado, dan mucha credibilidad a las encuestas, ni a las que nos favorecen, que también las hay, ni a las que nos perjudican. La razón es que la volatibilidad es máxima, y la aparición de nuevos partidos dificulta mucho el pronóstico. En todo caso, nos perjudique o no al final en las urnas, la única salida a la situación actual vendrá desde el acuerdo, desde el diálogo, ahí está el PSOE y seguirá estando. El PSOE es la única fuerza política que garantiza la salida del señor Rajoy de la presidencia del Gobierno.

-- ¿El PSOE debe cerrar filas con el Gobierno ante la última resolución de JxSí y la CUP para declarar la independencia? 

-- El PSOE ya ha dicho que está con la legalidad, con el respeto a la Constitución. El Gobierno en este tema nos tiene de su lado, porque un demócrata, ante todo, debe cumplir la legalidad vigente. Por tanto, el principal responsable de lo que está pasando es Mas, que ha abdicado de la primera obligación de un cargo público que es cumplir y hacer cumplir la ley, pero también existe una responsabilidad por parte de Rajoy que ha estado ausente durante todos estos años, que no ha querido reconocer el problema.

-- En caso de poder formar un gobierno alternativo al PP, ¿se ve antes llegando acuerdos con C's o con Podemos?

-- Nosotros pactaremos políticas con quien esté dispuesto a apoyarlas. En el nuevo escenario que se avecina todo parece indicar que vamos a tener que hablar, y mucho. Pero el PSOE aspira a ser depositario de la confianza de la mayoría para poder llevar a cabo un gobierno solvente que afronte de cara los grandes retos que tiene España.