Menú Buscar
Imagen de archivo del exterior del concesionario de Mercedes-Benz en el que se ha producido una explosión / CG

Atentado en la Via Augusta: los antisistema, en el punto de mira de los Mossos

Los especialistas en explosivos lograron desactivar dos bombonas más que estaban preparadas para deflagrar frente a un concesionario de Mercedes

02.04.2018 12:42 h. Actualizado: 02.04.2018 12:57 h.
2 min

Los autores del atentado frente al concesionario de Mercedes-Benz en la Via Augusta de Barcelona que se produjo la madrugada del domingo habían colocado tres bombonas de camping gas, aunque sólo una de ellas explotó.

Los agentes del grupo especializado en explosivos, Tedax, lograron desactivar los engranajes de las otras dos bombonas dispuestas para deflagrar. Fuentes policiales han confirmado a este medio que en caso de que las tres bombonas de camping gas hubieran detonado a la vez, la dimensión del ataque hubiera sido otra y que podría haber tenido gravísimas consecuencias.

Artefacto casero

Los hechos ocurrieron frente a un concesionario de Mercedes-Benz situado en el número 238 de la Via Augusta de la capital catalana a la una de la madrugada del pasado domingo.

Los autores del atentado, que actuaron a semejanza de la kale borroka, situaron frente a la rampa de acceso al aparcamiento de este establecimiento tres bombonas de gas butano entrelazadas por un dispositivo de activación “casero”.

Sólo una de ellas explotó provocando daños materiales pero ningún herido. A aquella hora el establecimiento estaba cerrado y no pasaba ningún transeúnte por la zona.

Zona rastreada

Inmediatamente se personaron en el lugar de los hechos diversas patrullas de la Guàrdia Urbana de Barcelona y de los Mossos d'Esquadra. La policía autonómica acordonó la zona y se procedió a un “peinado” de las inmediaciones, en aplicación del protocolo que se sigue en caso de acción terrorista.

Por el momento, se desconoce la autoría de este atentado calificado como de “baja intensidad propio de la kale borroka”, según una fuente policial. Los investigadores dirigen sus indagaciones al sector de los grupos radicales antisistema, aunque no se descarta ninguna hipótesis.