Menú Buscar

Ocho turistas atendidos por un nuevo ataque a un bus turístico en Barcelona

Dos agresiones en 12 horas contra la industria vacacional: Arran arremete también contra la sede de Barcelona Turisme

17.07.2019 12:04 h.
4 min

Ocho turistas tuvieron que ser atendidos ayer martes tras un nuevo ataque a un bus turístico en Barcelona. Anarquistas arrojaron pintura blanca contra un vehículo estacionado en la plaza Kennedy de la ciudad condal ante de huir a la carrera. Su acto vandálico provocó que Barcelona Turisme tuviera que atender a los visitantes. El consorcio de promoción vacacional interpuso denuncia ante los Mossos d'Esquadra.

El ataque violento contra un autobús de visita vacacional en la capital catalana fue el primero de dos agresiones contra la industria vacacional en Barcelona, ya que Arran, las juventudes de la CUP, han arremetido la mañana del miércoles contra la sede de Barcelona Turisme. Los antisistema se han encadenado en la puerta y, también, han arrojado pintura roja contra la fachada. Los Mossos d'Esquadra han desplegado a agentes del Área Regional de Recursos Operativos (Arro) para retirar a la treintena de radicales que se habían pertrechado en la puerta.

Contra el turismo

El doble ataque contra el turismo ha golpeado con fuerza el sector vacacional en Barcelona. La primera agresión de baja intensidad la ha reivindicado Batzac, un colectivo anarquista de Barcelona. "Este bus no pinta nada quí", escribió el núcleo anticapitalista en dos mensajes de Twitter acompañados del ataque con pintura blanca al autobús.

Ya el miércoles por la mañana y casi como si actuaran coordinados, una treintena de jóvenes de Arran han utilizado el mismo método con la sede de Barcelona Turisme, el consorcio público-privado de promoción del destino. Los radicales se han atado con cadenas a las puertas de la oficina de promoción, han lanzado pintura contra la fachada y han improvisado una rueda de prensa en la que han pedido el "cierre" de la institución.

Ataque al bus en 2018: sin culpables

Los dos ataques contra el turismo en 12 horas se producen 15 dias después de que miembros de Arran colgaran una pancarta contra el turismo masivo de La Pedrera o Casa Milà, uno de los monumentos más visitados de la capital catalana. El acto vandálico acabó sin detenidos, ya que los jóvenes entraron en el punto turístico camuflados entre los visitantes y, tras su performance, se retiraron como si nada hubiera pasado.

Esta impunidad no es nueva. Tal y como avanzó Crónica Global, el ataque con espray y un cúter contra un bus turístico en verano de 2018 ya acabó archivado y sin culpables. Los radicales se jactaron del acto de terrorismo de baja intensidad e incluso llegaron a defender que habían atacado el bus turístico "por el bien de su conductor". También sin culpables quedó el ataque a martillazos de las juventudes de la CUP contra la sede de este medio, que se sigue investigando.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información