Menú Buscar
Un voluntario carga una urna envuelta en plástico en un colegio electoral para el referéndum ilegal del 1-O en Cataluña / EFE

Así 'regateó' el independentismo a la justicia para celebrar el 1-O

Urnas con 'alias', aplicaciones en la nube y vigilancia de puertas en los colegios hicieron posible el referéndum ilegal

5 min

Así 'regateó' el independentismo a la justicia para celebrar el referéndum ilegal de secesión del domingo, 1 de octubre. Los soberanistas utilizaron urnas con 'alias', aplicaciones en la nube, vigilaron las puertas de los colegios y jugaron al gato y al ratón con los Mossos d'Esquadra para celebrar la consulta ilegal.

"Los 'jamones' --por urnas-- llegaron juntas y por la puerta de atrás. Para no humillar a los Mossos se esperó a que vinieran a identificar a la gente que pernoctó en las escuelas sobre las 5.30 de la madrugada", han explicado fuentes cercanas a la Asamblea Nacional Catalana (ANC).

"Cuando estaban levantando acta, llegaron los recipientes envueltos en bolsas de basura por la puerta de atrás. Cuando la pareja de agentes se marchó, se repartieron por el resto de colegios", ha agregado la misma fuente.

Secretismo con las urnas

Las urnas, apiladas unas dentro de otras, repartieron en bloques de dos y tres, con las tapas negras dentro y envueltas en bolsas de basura industrial opacas.

¿Dónde estaban? "No lo podemos decir. No en casas particulares. Estaban centralizadas y las han repartido. Lo mismo ha ocurrido con las papeletas", ha explicado otro de los organizadores de la jornada en una ciudad de la conurbación de Barcelona.

¿Quién coordinó el reparto? Fuentes consultadas por este medio han asegurado que no había coordinadores locales, sino comarcales.

Ayuntamientos afines, personas afines a la ANC y el Govern aseguraron la distribución del material electoral desde las capitales de comarca a los colegios de sus respectivos municipios.

Todo en la nube

Otro de los pilares de la jornada de consulta ilegal fue el sistema informático. Diseñado según fuentes consultadas desde el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), el sistema se activó mediante el teléfono móvil.

Para ello, los organizadores tenían que acceder a una página web con contraseña. ¿Quién proporcionó el password? "Se repartieron papeles con la palabra clave a los miembros de las mesas. Con este sistema podían acceder al censo y enviar el recuento final", han manifestado las voces consultadas.

Cambio de planes

Todo ello, no obstante, sufrió un giro de guión cuando el consejero catalán de Presidencia, Jordi Turull, anunció un censo único a una hora de la apertura de colegios electorales: las nueve horas de la mañana.

"Ello descolocó al Estado. Cualquier persona podía votar desde aquel momento en cualquier colegio presentando su documento nacional de identidad (DNI)".

Sin embargo, el plan se truncó. La URL de la web habilitada por la Generalitat sufrió un ataque DDoS que colapsó el servidor. Asimismo, los colegios electorales sufrieron pérdida de la red wifi.  "Hubo más errores. El Govern dejó el portal muy desprotegido, por lo que las IP de las mesas no podían acceder a él", explican participantes en el referéndum.

"Se sopesó el uso de servidores VPN como en China. Se pidió a la gente que pusiera el móvil en modo avión. Se recomendó el uso del encaminamiento Tor. Finalmente, el aplicativo se recuperó al mediodía".

Voluntarios

Ello, no obstante, dejó la votación tocada. Desde las nueve de la mañana, cuando abrieron los colegios, hasta las 12.00 horas, el control de voto se hizo DNI a DNI en hojas de papel. El sistema de sufragio a la antigua permitió, como denunciaron algunos internautas, votar dos veces o más en colegios distintos.

Hubo más lagunas. Casi ningún presidente o vocal de mesa se presentó a su puesto. "A las ocho de la mañana se salió al patio de la escuela y se pidieron voluntarios para formar las mesas. Los había de sobras y se constituyeron a tiempo", han abundado las fuentes consultadas.

¿Significó ello que los independentistas controlaron las mesas? "Sí, era gente prorreferéndum", admiten.

Fueron las mismas personas las que realizaron el recuento y lo transmitieron por el aplicativo. Después, se dirigieron "en comitiva" a los ayuntamientos a entregar las urnas y las actas de voto. Tras ello, empezaron su celebración particular.