Artur Mas: "Los 7.000 ordenadores del 9N eran para uso escolar"

El expresidente de la Generalitat de Cataluña sostiene que el proceso del Tribunal de Cuentas por la consulta "es una venganza contra él"

Artur Mas, a su llegada a la sede del Tribunal de Cuentas / EFE
10.10.2018 15:28 h.
4 min

Artur Mas cree que el enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas (TC) contra él, Francesc Homs y Joana Ortega por la consulta ilícita del 9 de noviembre de 2014 es "una venganza personal contra él". El expresidente de la Generalitat de Cataluña ha asegurado hoy durante una comparecencia ante el fiscalizador financiero de las administraciones que los 7.000 ordenadores del pseudoreferéndum fueron adquiridos "para las escuelas catalanas".

El expresident, a la salida del organismo de control contable, ha asegurado que los tres "están convencidos de la falta total de responsabilidad contable" por la consulta participativa por la independencia de Cataluña que se celebró cuatro años atrás en la región. Si ha tenido que aportar su versión ante el TC, cree, es por "una venganza personal" contra él por parte de los abogados de Sociedad Civil Catalana (SCC), parte acusatoria.

En este sentido, Mas ha recordado las palabras de la ex vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (PP), que en el pasado verbalizó que la consulta la pagarían los organizadores de su bolsillo y el de sus familias.

"¿Ordenadores? Para las escuelas"

Con lo que respecta a la declaración en sí, el expresident ha hecho hincapié en la "normalidad" de los gastos derivados de la consulta. En cuanto a una partida concreta, la que costeó los 7.000 ordenadores portátiles que sirvieron para celebrar el pseudoreferéndum, Mas ha defendido que "iban al sistema educativo catalán para las necesidades educativas del sistema".

"A partir de ahí --ha continuado el ex jefe del Ejecutivo autonómico--, ya están en uso de la administración y si la administración considera que puntualmente y sin perjuicio para las escuelas y los maestros se pueden usar puntualmente, pues se puede". En el mismo sentido, el expresidente del PDeCAT también ha quitado hierro a los 2,8 millones que el anterior Govern destinó a la consulta prohibida por el Tribunal Constitucional. "Es irrelevante y yo no controlo cómo piensan los interventores ni vigilo procesos administrativos", ha asegurado.

"No me daba miedo nada"

Durante su declaración ante el órgano fiscalizador de las finanzas públicas, Artur Mas ha subrayado que tras la rueda de prensa en la que convocó la cita electoral ilícita, "durante tres semanas largas el Tribunal Constitucional no dijo nada y el Gobierno español se mofaba". Según ha señalado durante su declaración, "no me daba miedo nada, como después se demostró".

"En esas tres semanas sí gastamos un dinero y comprometimos recursos pero en un marco en el que no hay ninguna resolución del Tribunal Constitucional", ha admitido finalmente el expresident.

Cabe recordar que el Tribunal de Cuentas está investigando el uso de dinero público en la organización de la consulta de independencia del 9 de noviembre de 2014 a petición de la Asociación de Abogados Catalanes por la Constitución y la Abogacía del Estado. El organismo de control de cuentas trata de cerciorarse de si el entonces presidente autonómico y los consejeros de Presidencia y Gobernación tienen responsabilidad contable en la organización del proceso ilegalizado.

¿Quiere hacer un comentario?