Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Economía

Aragonès se indigna tras conocer que fue víctima de espionaje y Twitter le responde: "Cobarde"

El 'president' pide explicaciones al "Estado", asegura que "no todo vale" y anuncia que se mantiene firme en la "lucha" por la "independencia"

5 min

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha mostrado su indignación en Twitter tras conocer que fue víctima de un espionaje junto a otra sesentena de dirigentes independentistas. El mandatario republicano ha utilizado la plataforma de microblogging para pedir explicaciones al "Estado", al que le ha dicho que "no todo vale", y ha anunciado que se mantiene firme en la "lucha por la independencia". Sin embargo, una buena parte de la comunidad independentista en esta red social se le ha vuelto en contra por su política pragmática, alejada de la confrontación y la ruptura con España a corto plazo.

"Cobarde", "no sigáis lamiéndole el culo a España, no tenéis dignidad", "farsante", "miserable", "mentiroso", "Govern inactivo e ineficaz", "iluso", "con los pantalones por los tobillos no llegaréis muy lejos" y "botifler" son algunas de las respuestas que ha recibido Aragonès a su discurso escrito contra la "operación de espionaje masivo contra el independentismo catalán", que el president califica de "vergüenza injustificable", un "ataque a los derechos fundamentales y a la democracia extremadamente grave" y un "ejemplo más de la represión contra un movimiento pacífico y cívico".

El tuit de Aragonès y algunas respuestas recibidas
El tuit de Aragonès y algunas respuestas recibidas

Junqueras y Borràs

"La información exige transparencia y asunción de responsabilidades por parte del Estado español", prosigue el republicano, quien indica que Pegasus "solo pueden adquirirlo los Estados", por lo que reclama "inmediatas explicaciones al Gobierno y llegar hasta el final". "Espiar a representantes de la ciudadanía, abogados o activistas por los derechos civiles es una línea roja". "No todo vale contra el adversario político. Nosotros ganaremos con la democracia y la razón, no con espionaje chapucero ni represión", añade, antes de anunciar que "nada ni nadie" les apartará de la lucha por la amnistía, el referéndum y la independencia

Aparte de Aragonès, los dirigentes independentistas han salido en tromba a denunciar este "espionaje ilegal", y no han dudado en señalar a España por ello. Es el caso del presidente de ERC, Oriol Junqueras, quien habla de "guerra sucia del Estado español contra una idea legítima", o de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, que ha tirado de victimismo y demagogia: "Nos pegan cuando votamos, nos asedian judicialmente, nos encarcelan y ahora sabemos que también nos espían".

Puigdemont y Vilalta

Tampoco ha perdido la ocasión de sacar la cabeza el expresidente Carles Puigdemont, fugado a Bélgica, y que define el asunto como CatalanGate: "Pegasus solo lo pueden adquirir los Estados. Y solo hay un Estado que nos quiere perseguidos y represaliados", ha deslizado. En esta línea, la secretaria general de ERC, Marta Rovira (también huida), ha afirmado en Twitter que "desde 2014, cuando el independentismo se convierte en mayoritario en las urnas", el movimiento sufre "persecución política" en forma de "seguimientos en la calle, en coche, registros en despachos y en casas particulares, detenciones, acusaciones desproporcionadas" y, ahora "espionaje político masivo".

Poco a poco, otros de los afectados por el espionaje (y no solo ellos), han utilizado las redes sociales para mostrar su repulsa y cargar, una vez más, contra España. Entre ellos, el diputado de ERC en el Parlament Josep Maria Jové y los eurodiputados republicanos Diana Riba y Jordi Solé.