Menú Buscar
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, la organización que prepara un boicot a empresas no independentistas / CG

La ANC prepara una campaña de boicot a empresas no independentistas

La organización presidida por Paluzie lanzará una página web en la que se divulgarán las compañías que considera que están “comprometidas” con el proyecto político que defiende

3 min

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) quiere activar la campaña de “consumo responsable con la república”. Una iniciativa con la que pretende dar un paso más al llamamiento al boicot a las empresas que la organización presidida por Elisenda Paluzie considera que no han apoyado el proyecto político independentista.

En enero publicó una guía con “14 alternativas a las grandes empresas del Ibex”, aunque la iniciativa pasó desapercibida. La comisión Fem República quiere recuperarla y darle más recorrido. Llama a avanzar hacia la “soberanía económica” con la creación de una página web en la que se señalen las entidades bancarias, aseguradoras, operadoras telefónicas o compañías energéticas que pasan el examen político para ser aptas para el consumo, indican fuentes de la organización a La Vanguardia.

Debilitar al “Ibex”

Los mismos interlocutores indican que desde octubre, cuando se inició la fuga de empresas, han recibido peticiones de los miembros de la organización para activar alguna medida que “debilite a las empresas del Ibex”. Se afirma que el objetivo es “fortalecer a las compañías que apuestan por Cataluña” aunque reconocen la complejidad de su llamamiento al boicot.

Desde la organización independentista apuntan que se buscará construir una comunidad virtual que dé directrices sobre el consumo desde ese portal.

Acciones de consumo

No es la primera ocasión en que la ANC emprende una actuación de consumo que ha levantado polvareda. El pasado 20 de octubre, cuando la tensión política estaba en un momento álgido en Cataluña, hizo un llamamiento junto a Òmnium Cultural a sus seguidores para retirar pequeñas cantidades de dinero de los bancos.

Al final, esta iniciativa que pretendía colapsar la red de cajeros en Cataluña como medida de presión política tuvo una respuesta tímida. La campaña que se reanuda ahora pretende tener un mayor alcance.