Menú Buscar
Manifestación de alcaldes independentistas en el centro de Barcelona / TWITTER

Alcaldes independentistas increpan a la Policía en Barcelona

Un centenar de ediles y concejales nacionalistas se manifiestan en el centro de la ciudad para protestar contra la sentencia a los líderes del 'procés'

3 min

Un centenar de alcaldes y concejales independentistas se han manifestado este jueves por las calles del centro de Barcelona para reclamar la libertad de los políticos encarcelados por el procés. Durante el recorrido, los mandatarios públicos han coreado diversas consignas, entre ellas algunas contra la Policía Nacional, a la que han dirigido cánticos de "fuera las fuerzas de ocupación".

La marcha de este centenar de dirigentes de JxCat, ERC y la CUP se ha iniciado en la plaza de Sant Jaume y ha acabado ante la Delegación del Gobierno, y su cabecera iba presidida por una pancarta en la que se leía el lema "libertad pres@s políticos y exiliados".

Al pasar ante la Jefatura de Policía de la Via Laietana, estos mandatarios y altos cargos nacionalistas --muchos de los cuales llevaban la vara de alcalde en la mano-- se han parado y proferido lemas contra las fuerzas de seguridad.

Posteriormente, al llegar a la Delegación del Gobierno en Cataluña, estos alcaldes han intentado reunirse con la delegada Teresa Cunillera, pero no lo han conseguido, puesto que se encontraba en Figueres (Girona).

Al servicio de Puigdemont

Entre los manifestantes se encontraba el alcalde de la localidad barcelonesa de Teià, Andreu Bosch, quien ha explicado que su deseo era mostrar su rechazo a la sentencia del Tribunal Supremo así como a la "represión policial y del Estado contra ciudadanos que estos días sufren detenciones indiscriminadas", en alusión a algunos miembros de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR).

Al acabar la marcha, la alcaldesa de Vilanova del Vallès (Barcelona), Iolanda Lorenzo, ha leído un manifiesto con el contenido aprobado por la autodenominada Assemblea de Càrrecs Electes de Catalunya, impulsada por el expresident fugado Carles Puigdemont el pasado 30 de octubre, en que se pide la libertad y la amnistía de los políticos presos, una "mesa de diálogo" y "mediación internacional" para resolver el conflicto creado por los líderes nacionalistas catalanes.