Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Josep González Cambray, consejero de Educación del Govern de la Generalitat / EUROPA PRESS

La AEB recurre las instrucciones del Govern para erradicar el castellano en las escuelas de Cataluña

La Generalitat pretende imponer también el monolingüismo en catalán "en todas las actividades internas" de los centros y en cualquier "relación con los alumnos, incluido el comedor"

Ricard López
4 min

La Asamblea por una Escuela Bilingüe de Cataluña (AEB) ha recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) las últimas instrucciones de la Consejería de Educación de la Generalitat de cara al próximo curso escolar, que establecen que el catalán debe ser la única lengua de uso habitual en todos los espacios de la escuela.

Según la entidad defensora del bilingüismo, la consejería que dirige Josep González Cambray (ERC) ha enviado a los colegios una serie de instrucciones "vulneradoras de derechos". Entre ellas, por ejemplo, las indicaciones de que el catalán debe ser "la lengua normalmente empleada como vehicular y de aprendizaje" en las escuelas de Cataluña.

Uso del catalán "en todos los espacios" de las escuelas

Otra de esas instrucciones de la Generalitat que excluyen de forma expresa el castellano --lengua cooficial de la autonomía-- consiste en dictar que la lengua catalana "no es únicamente un objeto de aprendizaje, sino la lengua de la institución y, por lo tanto, la de uso habitual en todos los espacios del centro, en la relación con la comunidad educativa y con todos los estamentos sociales en general".

Así, estas nuevas directrices imponen el catalán "en todas las actividades internas" de los centros, y establece órdenes como utilizar sólo este idioma en cualquier "relación con los alumnos, incluido el comedor".

Comisarios para velar por el monolingüismo en catalán

Asimismo, la Generalitat pretende que cada escuela de Cataluña nombre un "coordinador lingüístico" que obligue a cumplir esa exclusión del castellano, que tan sólo se empleará en su respectiva asignatura de lengua y como "apoyo" individual, como se hace con los alumnos que hablan lenguas extranjeras.

La impugnación de la AEB ante el TSJC se sustenta en la vulneración de derechos fundamentales a la no discriminación --como establece el artículo 14 de la Constitución-- y a la Educación (artículo 27).

Contra la exclusión del castellano

En este contexto, la AEB pide como medida cautelarísima que "se ordene al Departamento de Educación para que en el curso 2022-2023 se incluya en los proyectos lingüísticos de los centros educativos públicos y privados sostenidos con fondos públicos al castellano como lengua vehicular de enseñanza y de referencia (además del catalán, el aranés en el Val d'Aran y la lengua de signos catalana)”.

Fuentes de la consejería de González Cambray han indicado que estas instrucciones forman parte de los denominados Documentos para la Organización y la Gestión de los Centros de Cataluña (DOIGC), que el Govern secesionista envía cada año antes de que comience el curso.

La inmersión monolingüe obligatoria continúa

Las mismas fuentes sostienen que dichos documentos, que son públicos, son similares a los de otros años, con una adaptación en esta ocasión para incluir la nueva normativa del uso del catalán que aprobó la Generalitat el mes pasado para burlar la sentencia firme del TSJC que obliga a impartir un 25% de clases en castellano, y seguir de este modo con la inmersión lingüística monolingüe obligatoria en catalán impuesta por el Govern en las tres últimas décadas.