Menú Buscar
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una comparecencia pública la pasada semana / EFE

Colau: “Sacar los lazos de otros es una agresión”

La alcaldesa de Barcelona carga contra la Generalitat por “dejar solos a los Ayuntamientos” y contra la oposición local, a la que acusa de reprobarla solo por la proximidad de las elecciones

7 min

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha entrado este viernes en la pugna por los lazos amarillos que ha ido in crescendo este verano. La líder de BComú ha tildado de “agresión” la retirada organizada de estos símbolos políticos. “Sacar los lazos de otros es una agresión”, ha declarado en una entrevista en Rac 1.

“A mi me parece muy bien que exista libertad de expresión y se debe proteger”, ha argumentado. Todo ello, en un momento en el que el Gobierno catalán de Quim Torra ha promovido la identificación por parte de Mossos d’Esquadra de los que retiran los símbolos y les ha amenazado con multas de hasta 30.000 euros por una falta grave de la ley de seguridad ciudadana, la llamada ley mordaza.

Colgar lazos “naranjas”

Para Colau, el problema real de esta pugna por la presencia de símbolos en el espacio público es el “conflicto” político que hay detrás. La alcaldesa ha pedido “sentido común a todo el mundo más allá de los que sea legal o ilegal” para evitar una “guerra de símbolos, lazos y banderas”. Aunque da por sentado que “no es lo mismo colgar que descolgar lazos”.

“Sería comparable a colgar lazos amarillos y naranjas”, ha señalado en alusión al color que representa a Ciudadanos. Ha remarcado que está a mucha distancia de este partido, al que ha tildado de “ultraliberal”. Incluso ha cargado con el posible candidato que promueva en las próximas locales, el exprimer ministro francés Manuel Valls. Ha criticado su “desconocimiento” de Barcelona y ha hecho hincapié en su “fracaso político” en su país de origen.

Manifestación del 11S

A pesar de la polémica de los lazos amarillos, presente en la fachada del Ayuntamiento de Barcelona, Colau ha explicado que en esta ocasión no participará en la manifestación independentista del próximo 11 de septiembre, la Diada. “Estoy a favor del derecho a decidir pero no soy ni independentista ni nacionalista”, ha relatado, “y la movilización que ha convocado ANC es independentista y refuerza la línea unilateral con la que estoy muy en contra”.

Pero esta posición no le impide que esté a favor de la “libertad de las personas que están en prisión”. La alcaldesa ha dejado claro que esta es su posición en lo que denomina “eje represivo” y que por ello ha visitado en varias ocasiones a los políticos secesionistas en la cárcel.

Debate municipal para el 1-O

Colau se ha mostrado contrariada ante el nuevo otoño caliente que los independentistas han anunciado en Cataluña. La única aportación que se hará desde el Ayuntamiento de la capital catalana en estas fechas será promover unas mesas de “diálogo transversal” en el primer aniversario del 1-O con el objetivo de “reflexionar qué ocurrió” en la jornada del referéndum. Pretenden unir a voces partidarias y contrarias a la reflexión.

Sería un ejemplo a pequeña escala del “diálogo” que la líder de los comuns exige que mantengan entre el Estado y la Generalitat. “No necesitamos hablar más de guerras, ataques, suspensiones de las autonomías o turbulencias”, afirma, “requerimos política y diálogo”.

Críticas a Torra

Colau ha cargado contra el Govern de Quim Torra. “Han pasado más de 100 días en la Generalitat y no podemos seguir con gestos, necesitamos política”, ha asegurado. Le exige que vaya más allá de las declaraciones en clave del procés para sacar adelante políticas vinculadas al día a día de la ciudadanía.

Le acusa de “dejar solos a los ayuntamientos” en gestionar estas cuestiones y de provocar de forma indirecta problemas como los de seguridad que se vive en la capital catalana. Colau achaca los problemas que ha surgido este verano a la falta de efectivos de los Mossos d’Esquadra. El malestar que llevará a que el cuerpo de seguridad proteste ante la consejería del Interior el próximo 17 de septiembre.

También acusa a la Generalitat de deber “más de 40 millones de euros a las guarderías de Barcelona, las listas de espera, la sanidad, etc.”. Manda a Torra un mensaje claro: “Con las competencias actuales del Govern debería hacer más de lo que hace”.

Elecciones municipales

En clave local, la alcaldesa de la ciudad afirma que la proximidad de las elecciones municipales (26 de mayo de 2019) marca el día a día en el consistorio. “Es evidente que existen problemas en una ciudad como Barcelona y nos debemos esforzar en buscar soluciones”, ha contestado en antena, “pero quedan pocos meses para las elecciones municipales y la oposición lo aprovecha para reprobar al Gobierno”.

Afirma que esta actitud es “legítima pero poco constructiva” y se resiste a hacer autocrítica de su mandato. Asimismo, mantiene que los problemas que se viven en algunas zonas como el distrito de Ciutat Vella y que han generado dolores de cabeza al Ejecutivo local este verano son las mismas que en fechas anteriores. Igual que conflictos como los que han surgido con los manteros, para los que reclama un permiso de trabajo y afirma que se trata de un “problema global, no solo municipal”.