Menú Buscar

La Diada de la ANC: expolio fiscal y respiradores

Beatriz Silva
5 min

Coincidiendo con la Diada, la ANC ha decidido cuantificar el supuesto expolio fiscal que sufre Cataluña en términos de material sanitario:

1 día de expolio fiscal= 1.550 respiradores.

8 días de expolio fiscal= 1 test PCR para todo el mundo.

15 días de expolio fiscal= 9.542 médicos/médicas.

Es lo que nos explican en la campaña El derecho a ser independientes que intenta ganar adeptos apelando a las necesidades surgidas a raíz de la Covid-19. Los respiradores y los test PCR no son lo único. Se invocan también leyes que mejoren la calidad de vida, la posibilidad de tener una sanidad pública y de calidad, e impuestos solidarios. Cosas que, según nos dicen, el Estado español impide llevar a la práctica. Cada mensaje se acompaña de un lema secundario: El deber de construir un futuro mejor.

Asombra descubrir una campaña que apela al mismo tiempo y en un mismo mensaje a valores de justicia social y a un concepto, el expolio fiscal, que representa justamente lo contrario. Mientras la justicia social persigue la igualdad y el bienestar de los seres humanos, de todos los seres humanos sin excepción, los colectivos que han acuñado y abrazan el concepto de expolio fiscal proponen levantar fronteras que les permitan disfrutar del bienestar y los bienes en solitario, compartirlos les parece un saqueo.

El expolio fiscal es lo contrario al ideal de las izquierdas que aspiran a construir un proyecto global de justicia social que suprima, o al menos reduzca, las desigualdades que impiden a las personas disfrutar de cuestiones básicas como la sanidad, la educación o los servicios sociales. Es también lo opuesto al ideal federalista que propone hacer frente a los grandes problemas de la humanidad, como el hambre, el cambio climático o las epidemias, mediante la colaboración, la solidaridad y el esfuerzo colectivo de todos los seres humanos.

El expolio fiscal abraza aquello que denunciaba Zygmunt Bauman antes de morir en su ensayo Extraños llamando a la puerta: la creación de personas secundarias, o excedentes humanos, que no merecen la misma consideración que “los nuestros” que sí tienen derecho a todo el bienestar. En este caso respiradores, test PCR y atención sanitaria. Los que están más allá de este círculo, no importan mientras “los míos” mantengan sus privilegios.

La campaña sorprende por esto pero también por su falta de sensibilidad y de tacto frente a las personas que han perdido a un ser querido por la Covid-19, las que tienen miedo a enfermar, y ven banalizado su dolor en una fórmula populista que reduce la salud de la población a supuestos días de expolio fiscal. Sorprende aún más que esta campaña nos prometa una sanidad pública y de calidad cuando han sido justamente las fuerzas independentistas las que han gobernado Cataluña durante la última década recortando sin piedad la sanidad, la educación y los servicios sociales.

Podrían haber optado por utilizar las amplias competencias de Cataluña para fortalecer el Estado de Bienestar, todo aquello que es público y garantiza la redistribución y la equidad. Pero han preferido impulsar la privatización de sectores esenciales convirtiendo Cataluña en la comunidad líder en listas de espera sanitarias y de dependencia.

Con medio millón de trabajadores y trabajadoras viviendo bajo el nivel de la pobreza y otro medio millón de personas en situación de pobreza severa producto de su nefasta gestión, hay que tener mucha cara para afirmar ahora que lo que necesitamos es la independencia y no otros gobernantes que sí prioricen aquello que prometen sus slogan.

Cataluña tiene el deber de construir un futuro mejor, claro que sí, pero este futuro pasa por reemplazar a unos gobernantes que alientan discursos populistas por otros que atiendan las necesidades urgentes de una ciudadanía castigada por unas políticas neoliberales que se ocultan siempre bajo las banderas.

Artículos anteriores
¿Quién es... Beatriz Silva?
Beatriz Silva

Beatriz Silva (Chile, 1969) es periodista, comunista y feminista. Pero, sobre todo, activista social. Fundó Federalistes d'Esquerres tras su militancia en el PSUC Viu y es diputada independiente del Grupo Socialista en el Parlament.