Menú Buscar
Raymond Torres, Director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas, en la entrevista con 'Crónica Global'

Raymond Torres: “España tiene que hacer un esfuerzo monumental de inversión”

El economista pide una reforma laboral que no sea un retorno a 2012 ni quedarse como hasta ahora y "proyectos claros" al Gobierno para aprovechar los fondos de la UE

15 min

Raymond Torres es director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas, una de las instituciones de referencia para conocer la situación de la economía española. Torres, consejero especial del Director General de la OIT para políticas de empleo y el futuro del trabajo, ha dirigido la publicación Perspectivas mundiales de empleo, y está en excedencia de la OIT como Director del departamento de investigaciones. En esta entrevista con Crónica Global señala que España deberá asumir importantes cambios en su economía tras la pandemia del Covid, porque se aceleran procesos que ya estaban en marcha: “España tiene que hacer un esfuerzo monumental de inversión”.

--Pregunta: ¿España, en comparación con los llamados países frugales, los nórdicos de la Unión Europea, está ayudando poco? ¿Podría hacer más?

--Respuesta: Podría ayudar más si focaliza bien esas ayudas. Hasta ahora España puede contar con el programa de compras de deuda, de hasta 1,3 billones de euros, del BCE. Es importante porque, además, se ha eliminado la exigencia de guardar la proporción entre países, por lo que el BCE puede ayudar más a unos países que a otros. Y ahora lo que está sucediendo también es que hay una gran disponibilidad de ahorro. Los que pueden hacerlo, lo están implementando. Si se moviliza bien ese ahorro privado, también por parte de las empresas con beneficios, y se acompaña con criterio con la ayuda pública, se puede ayudar mucho. España tiene un cierto margen. Pero no vale cualquier cosa. Hemos pasado de una primera fase, con la aplicación de los ERTE, a una segunda, en la que debería haber más condicionalidad para prorrogarlos. Y destinar las ayudas a sectores concretos, como el turismo o la automoción.

--¿No cree que se deban extender los ERTE hasta finales de año?

--En la primera fase, o fase cero, se han otorgado esos ERTE sin condiciones, y el control se plantea a posteriori. Se trataba de medidas urgentes. Pero creo que ahora se trata de introducir más criterios antes de concederlos. Lo que se requiere es movilizar más recursos y también, en paralelo, que haya más movilidad en la administración pública para que los funcionarios refuercen determinadas áreas. Algunos de ellos teletrabajan sin mucha actividad; otros, en cambio, tienen mucha. Eso se puede racionalizar.

--¿Entiende que la ayuda, por ahora, del BCE será suficiente?

--Creo que da juego para este año. Si España recibe por lo menos el 10% de lo que puede conceder el BCE, y será seguramente más, puede ser suficiente para cubrir el déficit ampliado de la deuda. ¿Pero qué pasará el próximo año? Si no hay recuperación económica, ningún déficit será financiable, porque los mercados lo pondrán todo más complicado. Si hay recuperación, todo será mucho más fácil.

Raymond Torres durante la entrevista con 'Crónica Global' / CG

 

Raymond Torres durante la entrevista con 'Crónica Global' / CG

--¿Y la ve, esa recuperación?

--Hay dos tipos de recuperación, entiendo. La primera será un efecto rebote, tras la caída. La segunda se producirá cuando la economía se pueda autosostener, y eso requiere de un apoyo adicional de la política económica.

--¿Debemos ser realistas y tener el horizonte de 2023?

--Sí, es lo que nosotros hemos indicado, y es que el nivel de actividad agregada se recuperará sólo en 2023. Pero será muy desigual, dependerá de cada sector.

--¿Esta vez los bancos están mejor preparados, o puede surgir un problema de deuda a medio plazo?

--El punto de partida de los bancos es mejor, con niveles de solvencia mejores, con una cartera de valores que no tiene en su seno la burbuja inmobiliaria de la anterior crisis. El apoyo del BCE es muy importante para los bancos, para que no se produzca el círculo vicioso que vivimos en aquella crisis. Pero lo importante es que se reactive el crecimiento económico, y que los bancos no acumulen créditos dudosos. El BCE es consciente de ello y tratará de impedirlo, algo que no se hizo en 2011-2012. 

 

 

Raymond torres habla sobre la situación económica de España en el año 2023 / CG

--¿Es injusto lo que hace Alemania con sus ayudas a sus principales empresas? ¿No rompe la unidad de mercado?

--Es preocupante, sí. La paradoja es que está estimulando su economía, que es lo que se pedía hace unos años, con planes de estímulo claros, con una economía europea que ya estaba renqueante. Pero ahora lo hace con ayudas directas, para reforzar la competitividad de sus empresas, y, al hacerlo a gran escala, pone en peligro el mercado único. La Comisión Europea puede permitir ayudas temporales y que estén focalizadas, pero debe atender que no se desvirtúe la competencia.

--¿Cree que el Gobierno español confía demasiado su suerte y la de la economía española a la capacidad del fondo europeo?

--Primero de todo, hay que decir que todavía es una propuesta. Y que tardará, seguramente, hasta finales de año. Esas ayudas se activarán después. Son fondos que estarían disponibles a mediados del próximo año. Y la economía podría caer entre un 8% y un 15%. Por eso hay que poner la economía en un sendero de verdadera recuperación. Y que no se trate, con ese fondo, de una especie de compensación por lo que hace Alemania en su país. Todo lo que se está haciendo, en todo caso, va en la buena dirección, pero hay que hacer algo antes de que llegue ese fondo.

--Porque, ¿cuál debería ser la prioridad de España para aprovechar bien esos recursos?

--Lo primero de todo es que se definan las prioridades, con fondos propios. El fondo europeo funcionará mejor si ya existen proyectos, si son complementarios y dan continuidad a lo que se está haciendo. Por ejemplo, ayudas a los vehículos eléctricos, que responden a todo lo que se pretende: renovación urbana o medio ambiente. También hay que pensar en nuevas tecnologías, y se debería proyectar una alianza con otros países, con proyectos conjuntos. Y pensar mucho en el turismo, para que sea más sostenible, con el enorme potencial que tiene España que, aunque parezca lo contrario, sigue siendo poco conocido, y todo se ha centrado en zonas que han evidenciado una saturación. Es una crisis que puede suponer, y no es un tópico, una oportunidad también para el cambio en el modelo turístico

 

 

Raymond Torres habla sobre la inversión en España / CG

--El Gobierno, por tanto, ¿debe ponerse a trabajar? 

--Sí, y eso requiere una reforma administrativa, con personal que conozca bien el entramado comunitario y no esperar más. Incluso implementar ya ahora diversas cosas, porque hay no menos de 50.000 millones de euros comunitarios que se pueden utilizar para este mismo año. Y una de las prioridades debería ser un plan para jóvenes, que se incorporarán ahora, al dejar las clases, al mercado laboral, hasta 300.000.

--¿Con qué mentalidad debería hacerlo?

--Hay que pensar en proyectos para la inversión. España tiene que hacer un esfuerzo monumental de inversión, en un momento de déficit de inversión privada. Estamos casi en un proceso de reconversión en muchos sectores. Y lo que hay que buscar es la recuperación económica con la vista puesta en sectores como la automoción, que tendrá una demanda distinta, y que es clave para la lucha contra el cambio climático. Habrá que invertir en proyectos industriales, en energías renovables y en un cambio en el modelo energético y sanitario.  

 

 

Raymond Torres habla sobre el presupuesto público / CG

--¿Hasta qué punto España sin presupuestos no podrá salir adelante, y eso será un reto para Pedro Sánchez?

--Es difícil pensar en un futuro alentador para España sin presupuestos. Es un punto de partida que ofrecería coherencia. Si queremos adaptarnos y emprender reformas es necesario incorporar contrapartidas presupuestarias, y pensar en determinadas medidas, como la reforma laboral. Disponer de unos presupuestos es fundamental, para poder utilizar también los fondos europeos que puedan llegar. Es más difícil, además, colocar deuda sin tener un presupuesto público.

--Porque, ¿cuándo llegará la consolidación fiscal?

--La Comisión Europea no lo ha decidido. Ahora es el momento de apoyar la economía, y, cuando las condiciones lo permitan, ya se abordará. No se fija cuándo. El problema es que cuando se haga no lo hagan todos los países a la vez, como ocurrió en la anterior crisis. El momento propicio llegará cuando la demanda privada sobre el ahorro se vaya absorbiendo, con un comportamiento normal. Lo razonable, en todo caso, es que se haga de forma escalonada. Y dependerá también del BCE y del capital que tenga en su balance, y si quiere deshacerse de él y en cuánto tiempo. La idea es que sea durante mucho tiempo, aunque si fuera perpetuo, el Tribunal Constitucional alemán ha señalado que eso iría en contra de las reglas de la UE, pese a que sería una buena medida para los mercados. 

 

 

Raymond Torres habla sobre la situación de los ERTE en España / CG

--¿Se puede pensar en una reestructuración, porque esa deuda no la pagará nadie?

--Si se quedara de forma indefinida en el balance del BCE no la pagaría nadie. Los británicos han ido más allá y han monetizado la deuda. Lo que veo en el caso del BCE, que compra deuda en el mercado secundario, es que con las compras de deuda iniciales, por parte de los mercados, se podría generar inflación en activos financieros. Hay que ser prudentes, y pensar en un tiempo largo, pero no perpetuo. Y buscar un cierto equilibrio presupuestario en los países, que pase, primero, por reducir el déficit primario, siempre al ritmo que permita el sector privado.

--¿Podemos entender los reproches de los países frugales?

--En parte sí, porque se podría haber hecho más para reducir el déficit en los últimos años de crecimiento. Y tienen también razón respecto a la falta de reformas. Pero también es verdad que ellos deben entender que si se tiene una moneda común es necesario algún tipo de política fiscal común. Y esos mismos países, como Holanda, disponen de agujeros negros fiscales que restan recursos al resto de países, como los del Sur, que son los más endeudados.

--¿Debe acometerse una reforma laboral de arriba abajo?

--Una de las razones por las que España se ve más afectada es por el mercado laboral, con eventuales, falsos autónomos, contratos por obra, temporales…Cuando llega una recesión se hace muy difícil contener el empleo. La mayoría de empleo que se ha perdido desde marzo eran contratos temporales. Y necesitamos un cambio, con problemas que ya se arrastran desde antes de 2012. Ni se puede retroceder al marco laboral de antes de 2012, como algunos pretenden, ni dejar las cosas como están ahora. Y es urgente hacerlo.