Menú Buscar
El jugador dedicó al banquillo rival un gesto inesperado

Sancionado con un partido por dedicarle una masturbación al entrenador rival

Al jugador no le sentaron bien las críticas y simuló masturbarse mientras miraba al entrenador rival

1 min

Daniel Baier, capitán del Augsburgo, ha recibido una de las expulsiones más sorprendentes que se recuerdan en el fútbol. Todo ocurrió en el partido de la Bundesliga, Alemania, que enfrentó  a su equipo con el RB Leipzig el pasado martes. Durante el transcurso del partido el centrocampista alemán perdió un balón, y al parecer el banquillo contrario reaccionó ante ello.   

Entonces, Baier, se dirigió hacía el banquillo rival y simuló una mastrubación ante el entrenador contrario, Ralph Hasenhüttl.

El árbitro no vio la especial dedicatoria en ese momento, pero si lo hicieron otros jugadores y las cámaras de televisión. Por ello, la Comisión de Disciplina de la Federación Alemana de Fútbol ha decidido entrar de oficio y sancionar a Baier con un partido y con una multa de 20.000 euros por realizar esa acción.