Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Will Smith y Pablo Motos, en 'El Hormiguero' /TWITTER EH

Will Smith se deshace en elogios hacia Pablo Motos

El actor estadounidense deja al descubierto su parte más vulnerable y desconocida al relatar los malos tratos que sufrió su madre por parte de su marido

3 min

Tras convertirse en el programa más visto del día con la entrevista a Julia Otero, este jueves El Hormiguero contaba con Will Smith. El actor estadounidense ha conectado de nuevo con el programa de Pablo Motos desde Londres. Es en la capital británica donde el intérprete está llevando a cabo las labores de promoción de su última película, El método Williams, una cinta donde se mete en la piel del padre de Selena y Venus Williams.

Se trata de Richard Williams "un hombre con determinación que logró hacer lo que todo el mundo le dijo que era imposible: Como en tu caso", le ha dicho al de Requena (Valencia). "Yo estuve ahí, en los comienzos del programa, cuando había mucha gente que lo que querías hacer era imposible, que no ibas a ser el programa de más audiencia", ha continuado.

Un libro y una película

Tras este breve reconicimiento, Smith ha hablado de su último libro: Will, autoayuda y superación. De hecho, es en este recopilatorio autobiográfico, lanzado al mercado hace dos meses, donde Smith relata los momentos que más le han marcado en su vida.

En este sentido, el actor reconoce que vivió la violencia de género en su casa al confesar que fue testigo de cómo su padre maltrataba a su madre y se arrepiente por no haber hecho nada: “¿Se puede adorar a una persona que a la vez te haga sentir miedo? Tardé años y años en poder procesar esta dicotomía”, ha confesado.

El papel de su padre

Con todo, admite que adoraba a su padre y le califica como “una de las personas más maravillosas” que ha conocido. Además, confiesa que le ha servido como ejemplo para caracterizar a Richard Williams al considerar "que supo influir en los sueños de sus hijos a pesar de que tenía sus propios objetivos", ha señalado.

Asimismo cuenta que en el libro también decidió dar a conocer que había probado la ayahuasca, una droga que emplean los chamanes, aunque sin querer hacer apología de este tipo de sustancias: "Es una experiencia que me cambió la vida. No se lo recomiendo a la gente, pero a mí me cambió la vida”.