Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Marta Cillán y Sara Giménez, las Devermut / INSTAGRAM

[VÍDEOS] Polémica por la expulsión de las Devermut de una discoteca

Las 'influencers' denuncian que las echaron "por bolleras" y de forma violenta y las imágenes ponen en cuestión su versión

5 min

Las redes arden ante una polémica cuyas protagonistas son Marta Cillán y Sara Giménez, una pareja de influencers conocidas como Devermut, después de que estas fueran expulsadas de un local de fiesta.

Ellas aseguran que las echaron “por bolleras”, mientras la discoteca asegura que fue por las molestias que causaron al resto de clientes. El cruce de acusaciones es constante.

Denuncia de ellas

Los hechos sucedieron este viernes en una discoteca de Conil (Cádiz). Las jóvenes denunciaron que pese a que permanecieron sentadas en su mesa toda lo noche como establece la normativa, varios chicos las empezaron a increpar después de besarse.

“Hemos avisado a los porteros, y lo que han hecho es decirnos que quizá habíamos bebido demasiado. Un portero bajito fuertote mazado hasta ha intentado pegarnos, el nivel ha sido fuertote", aseguran.

Vídeo polémico

La pareja dijo haber grabado todo y que iban a denunciar los hechos. Antes de que eso sucediera, el club hizo lo mismo. Supuestamente desmiente de forma tajante el relato de las denunciantes que califican de “difamaciones”.

Los responsables del club han difundido las imágenes de esa noche en la que las chicas estuvieron tres horas en el local. Los vídeos mostrados en redes sociales están editados y parece que son ellas las que molestan a los clientes. Asimismo, se ve como el personal las echa del local pero no se ve que lo hagan de forma violenta.

Versión del local

“Estamos muy avergonzados por este tipo de clientela, más después de haber visto más de tres horas de grabaciones en las que no ocurre nada de lo que han descrito”, aseguran los responsables del local en un comunicado.

El documento confirmaría que las clientas fueron invitadas a salir del local pero no por su orientación sexual. Dan tres razones: “No respetar las medidas de seguridad del Covid-19, molestar a otros clientes que estaban alrededor y utilizar malas formas para dirigirse al personal del local”.

Comunicado de la discoteca La luna de Conil / INSTAGRAM
Comunicado de la discoteca La luna de Conil / INSTAGRAM

Primeras críticas

Las críticas a las influencers no se han hecho esperar. Las acusan de hacer denuncias falsas y, por tanto, perjudicar al colectivo LGTBI que tantos delitos de odio y discriminación sufren. Recuerdan además que no es la primera vez ya que se han mostrado en contra del proyecto de la ley trans.

Ellas han permanecido calladas hasta este lunes que han explotado una vez más. Han mostrado otro vídeo de esa noche, también editado y comparando las diversas imágenes que circulan por la red.

Acoso sexual

“En el conjunto de vídeos publicados, se ve claramente como un hombre nos besa sin nuestro consentimiento, justo en el momento en el que le estábamos pidiendo que nos dejara en paz. Estas imágenes han sido omitidas de todos los vídeos que se han hecho virales”, relatan. Las imágenes, a su vez, reflejan lo narrado. Asimismo, han dado la gracias a la gente que las apoya y advierten que el asunto está en manos de su abogado, por lo que no van a volver sobre el tema.

Las redes sociales sí lo hacen. Hay posiciones muy encontradas. Hay quien cree a pies juntillas la versión de las jóvenes y condenan el machismo y la homofobia del local. Por otro lado, al verse las imágenes de seguridad en la que el personal no usa violencia para echarlas, que las critica por “oportunistas”. La justicia tendrá la última palabra. La discoteca ha presentado una demanda contra ellas.