Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Raquel Mosquera, viuda de Pedro Carrasco / EP

Última hora del estado de salud de Raquel Mosquera tras sufrir un nuevo brote psicótico

La viuda de Pedro Carrasco lleva dos semanas ingresada en el hospital por una recaída en la bipolaridad que le diagnosticaron en 2006

3 min

Este fin de semana se conocía la noticia. Raquel Mosquera volvía a ingresar en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid tras sufrir un nuevo brote psicótico. El segundo desde que se estrenara el documental Rocío, contar la verdad para seguir viva. Así lo adelantaba el sábado Viva la vida.

Sin embargo, este lunes, su representante y abogado, Jesús Álvarez, ha hablado con varios medios de comunicación para dar la última hora del estado de salud de la viuda de Pedro Carrasco. Así se conoce que Mosquera se encuentra ingresada desde el pasado 1 de julio, aunque la noticia no haya trascendido hasta ahora.

Aclarando su estado actual

A pesar de que se pudiera pensar que se trataba de un segundo episodio psicótico, el hombre de confianza de Raquel ha aclarado que ha tenido una recaída del que ya sufrió el pasado mes de abril, “del que desafortunadamente no llegó a recuperarse”. Con todo, Álvarez afirma que Raquel está “animada” y que su evolución es “positiva”.

Muchos rumores apuntaban a que esta nueva crisis en la bipolaridad que le fue diagnosticada en 2006 se debía a los graves problemas económicos que padece la peluquera. Los motivos lo confirmaban la puesta en venta de su chalet en la madrileña localidad de Galapagar. Lejos de ser cierto, el representante de Raquel apunta a que no hay un motivo concreto para esta nueva crisis.

Detalles de su evolución

También se hablaba de que Raquel Mosquera habría llegado al hospital en ambulancia. Jesús Álvarez se ha encargado de desmentir dicha información y explicar que entró por su propio pie, consciente de que no estaba bien, y acompañada por su pareja y padre de su hijo Romeo, Isi.

La peluquera se encuentra aislada en el ala de psiquiatría del centro médico y no puede recibir visitas de sus familiares ni tener ningún tipo de contacto con ellos para evitar estímulos que la puedan perjudicar en su recuperación. Al ser un proceso duro y muy largo, todavía es pronto para saber cuándo recibirá el alta médica.