Menú Buscar
Kit Harington y Sophie Turner en una escena de 'Juego de Tronos' / HBO

Sophie Turner denuncia un meme racista que involucra a su personaje de ‘Juego de Tronos’

La actriz ha pedido públicamente que no se utilice su imagen para promover un mensaje que incita a la discriminación racial

3 min

La actriz Sophie Turner, conocida por interpretar el papel de Sansa Stark en la serie de HBO Juego de Tronos, se ha posicionado, de forma tajante y ejemplar, en contra del racismo. Turner ha pedido públicamente que su imagen, ya sea la de ella misma o la de cualquiera de sus personajes de ficción, no sea relacionada para promover un tema tan serio como la discriminación racial.

El motivo de este llamamiento por parte de la actriz tiene que ver con la utilización de la imagen de su personaje Sansa Stark en un tuit racista que venía acompañado con la descripción: “Pureza de raza”. En la imagen --que ha indignado a la joven-- se veía a Sansa encapuchada y mirando a cámara durante una escena de la serie, junto a la siguiente frase: “La gente blanca es producto de 50.000 años de evolución. No destruyas nuestro legado genético mezclando razas”. Un mensaje radical y ofensivo del que Turner ha querido desligarse por completo al denunciar su inconformidad con la utilización de su rostro.

Tweet en el que se utiliza la imagen de Sophie Turner para hablar del racismo

Tuit en el que se utiliza la imagen de Sophie Turner para hablar del racismo / TWITTER

Los seguidores aplauden el gesto de Sophie Turner

Con la intención de desvincularse del mensaje racista subido por una cuenta anónima de memes, la actriz compartió en su perfil de Twitter el tuit denigrante que utilizaba su foto, pidiendo que no se la relacionara con estos temas: “Por favor, no me uséis para promover el racismo".

Al poco tiempo de compartir esta denuncia públicamente, la respuesta de Turner fue aplaudida masivamente por los fans y seguidores de la artista. El texto ha alcanzado más de 9.000 retuits y 50.000 Me Gusta. Debido a este increíble impacto, el tuit que contenía el mensaje racista ha sido borrado y la cuenta a cargo de este contenido, que tenía cerca de seiscientos seguidores, ha sido suspendida por la red social. Su bloqueo ha sido posible gracias al enorme número de denuncias mandadas por la comunidad de usuarios y a que se ha determinado que violaba la política de Twitter sobre contenido ofensivo.