Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rocío Jurado, Rocío Carrasco y José Ortega Cano / EP

Rocío Carrasco sentencia la relación de su madre y Ortega Cano: "No la trató bien"

En el quinto episodio de 'En el nombre de Rocío', la hija de la artista opina que su madre nunca debería haberse casado con el torero

3 min

Una semana más, Rocío Carrasco desmonta a su familia mediática en En el nombre de Rocío. Esta vez, en el quinto capítulo de la docuserie, el protagonista es José Ortega Cano, el que fue marido de Rocío Jurado. Un matrimonio que, según Rociíto, "nunca debería haberse dado". 

"Rocío Jurado y Ortega Cano tenían una relación tóxica", ha sentenciado Carraso, además de explicar la realidad que vivía su matrimonio: "Mi madre sufrió mucho. Creo que José no supo valorar a la mujer que tenía, con la que se había casado y creo que en determinados momentos él no se ha comportado correctamente".

"Situaciones imperdonables"

Según ella, "se daban situaciones imperdonables que no se tenían que dar", aunque ha preferido no especificar cuales, por lo que se deduce que pueden ser de lo más turbias. "He vivido muchas situaciones que no deberían haberse producido nunca. El problema es cuando tú respetas a una persona y esa persona te falta el respeto a ti". 

Así las cosas, Rociíto es consciente de que su madre sabía perfectamente con quién se había casado, pero que prefirió aguantar: "Ella conoce lo que es José Ortega Cano. Ella sabe y tiene información de cosas que él hace y no debe de hacer. Supongo que le parecía una tomadura de pelo que ella se fuera a trabajar y él tuviera una serie de actitudes en España que ella no considera correctas".

No se lo merecía

Sin embargo, hubo un día en el que se vio con la fuerza necesaria para separase de él y ya no hubo vuelta atrás: "Ella decide un día: 'No puedo más, me quiero separar'". Tal y como cuenta, tanto el diestro como el resto de su familia sabían de su determinación: "Ellos son conscientes y Ortega Cano era consciente. No sería porque no se lo diría o escucharía".

Con todo, Rociíto concluye resignada que su madre no se merecía todo lo que vivió y se lamenta de que sufriera de esa manera durante sus últimos años de vida: "Era una mujer que lo había dado todo en esa relación. No se merecía las situaciones que se generaban. Mi madre se hubiese merecido vivir de otra manera, haber sido feliz y haber vivido sus últimos años felices".