Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El cantante Nil Moliner / WARNER

Nil Moliner: “Los proyectos musicales ya no están tan condicionados por el dinero, sino por el arte"

El cantante y compositor presenta su primera canción en catalán, ‘Som ocells’, el nuevo adelanto de su próximo disco

18 min

Nil Moliner es uno de los artistas más escuchados del momento. El cantante y compositor de Sant Feliu de Llobregat lleva ya unos años en la industria musical, pero la emoción por la salida de su primer trabajo en solitario se vio truncada por la pandemia.

El artista desde entonces ha atravesado una época complicada. Sobre todo porque, con la ausencia de conciertos, sus músicos se han visto muy afectados. Tanto que él mismo decidió adelantarles sueldos para que pudieran seguir adelante, según ha explicado Moliner para Crónica Directo.

Reactivación

Nil intenta ahora avanzar en plena reactivación general de la cultura y de los conciertos. Su gira ya ha comenzado mientras él continúa sacando nuevas canciones del que será su próximo álbum, que en principio verá la luz en otoño.

El primer tema de su nuevo trabajo fue Mejor así, una balada desgarradora que se aleja mucho del estilo festivo al que estaba acostumbrado. Un sonido que recuperó más tarde con Libertad y que volvió a dejar de lado con Som ocells, su primera canción en catalán.

--Pregunta: ‘Som ocells’ es su primer tema en catalán, ¿por qué ha decidido lanzarse a este idioma?

--Respuesta: Realmente no lo decidí, surgió. Tengo muchas canciones escritas en catalán porque también es mi lengua y me siento súper cómodo escribiendo en este idioma. Tuve la necesidad de sacar Som ocells ahora que llegaba el buen tiempo. Y también porque creía que sacarla ahora era un buen momento en relación yo y la canción totalmente. No me planteo más allá de eso. Me apetecía y lo hice. Así que súper contento con la recibida y muy agradecido de que, aunque sea en catalán, allá donde viaja y la gente la escucha, les llega.

--¿De qué habla?

--Habla de una ruptura, pero desde un punto de vista en el que agradece a la otra persona el estar ahí. Hay un momento de la canción que dice “gracias por estar, gracias por quedarte, gracias por marcharte”. Gracias por todo. Al final yo creo que es una ruptura desde un de vista del agradecimiento. Le agradeces a otra persona por haber compartido un trozo de vida.

--¿Sacará más canciones en catalán?

--No lo sé, la verdad. Cuando sienta que es el momento de sacar alguna canción que me vibre igual que me vibró Som ocells, la sacaré evidentemente. Pero por ahora, no.

--Miki Núñez explicó que, al escribir en catalán, como es su lengua materna, se abre más en canal en las canciones. ¿Comparte su opinión?

--No, a mí no me pasa. Al final, el papel, el boli y mi relación es la misma, simplemente con un vocabulario distinto. Me siento cómodo tanto escribiendo en castellano y en catalán. No encuentro distinción en este sentido a nivel de expresarme.

--Su anterior tema ‘Libertad’ habla de una situación en la que todo se encuentra en equilibrio. Personalmente, ¿se siente así?

--Yo un día estoy así, mañana no y el otro sí, como todo el mundo, en nuestros altos y bajos. Esa canción la escribí en un momento de euforia máxima donde fui plenamente consciente de a dónde estábamos llegando, a nivel profesional y a nivel personal también. Evidentemente, no siempre me voy a sentir así, pero intento disfrutar con esa euforia y libertad porque creo que esa es la gracia de la vida.

--Para usted, ¿qué es la libertad? ¿En qué momento se siente libre?

--Me siento totalmente libre cuando piso un escenario. Ese es otro mundo, otra realidad para mí. Una realidad donde todo es posible y donde soy totalmente libre yo e intento que los que vienen a verme lo sean también.

Nil Moliner habla del impacto de la pandemia en su grupo / CD

--Uno de los primeros adelantos que sacó del disco es ‘Mejor así’, una balada muy emotiva y muy íntima. ¿Por qué escogió algo tan lento como primer adelanto?

--Veníamos de mucho color desde Bailando en la batalla, donde todo era muy happy. Pero yo también tengo baladas desgarradoras, así que pensé que la mejor carta de presentación era Mejor así porque es una canción muy sincera. Pensé que era interesante ver el contraste del Nil del anterior álbum al destripador de esta canción.

--‘Mejor así’ habla de una relación no que no funciona y las dos personas deciden separarse porque al final es la mejor decisión. Hablando de relaciones, ¿es la mejor opción para no caer en la toxicidad?

--La toxicidad es muy peligrosa porque al final no te das cuenta y estás en medio de una relación tóxica, no solo de pareja, sino de amistad también. Y la canción es aplicable a muchas relaciones. A veces es mejor parar y alejarse, pero de una manera bonita, pactada, y no pasa absolutamente nada. Cuando la saqué muchísima gente me escribió y me dijo que estaba en ese proceso. Es bonito porque al final nos pasa todos. Parece que cuando te alejas de alguien tiene que ser un drama, una tristeza y tiene que haber algún enfado por el medio, pero no es verdad. A veces se pactan las cosas y listo. Aunque duela, es mejor así.

--¿En qué situación se encuentra el disco actualmente?

--Yo creo que mi oficina y mis productores están hartos de mí. Soy de los que hoy tengo una canción, la escribo y la grabo, pero pasan unos meses y ya no me gusta. O pasan unos meses la quiero cambiar porque tengo un estribillo mejor. Así que todo el rato estoy retocando cosas y el disco no está cerrado con las canciones que van a ser. Soy un culo inquieto y hasta el último día que salga el disco igual digo estoy decidiendo los temas que entran.

--¿Entonces en qué momento consigue parar y dejar las canciones como las tiene?

--Normalmente me dicen que pare ya, porque yo seguiría. A mí el concepto disco me gusta, pero me está dejando de gustar porque yo iría sacando canciones e iría sacando discos, pero para reunir las canciones y seguir sacando más. A final yo voy a publicar un álbum, pero es que no voy a parar de subir música. El disco reúne los temas con un motivo y con un hilo protagonista.

--¿Mantendrá el estilo festivo de ‘Bailando en la batalla’ o le está cogiendo el gusto a las baladas?

--Tengo un popurrí de todo lo que estoy haciendo: desde cosas urbanas hasta reggae, pasando por pop y soul. Como siempre en mi línea de ir haciendo lo que me dé la gana. Si consideras que Bailando en la batalla soy yo y mi propio estilo, entonces sí que irá en esa línea porque al final me representa a mí. Pero sí que es verdad que con los productores estamos arriesgando y estamos también probando cosas nuevas dentro de nuestro criterio. Y es bonito ver cómo las canciones van creciendo por otra onda.

--Si experimenta con tantos estilos, ¿en qué se inspira?

--Me inspiro en todo. Nunca me he cerrado a escuchar un estilo y escucho todo tipo de música. Esa influencia me hace escribir de todos los estilos porque yo no me quiero cerrar. No quiero hacer toda la vida pop-rock porque igual algún día quiero hacer una canción de heavy metal y entonces no la voy a poder hacer porque ya me he etiquetado. 

--El panorama actual está muy centrado en la música urbana. ¿Tienen cabida otros estilos?

--Sí. Normalmente hay unas oleadas de lo que está de moda, pero creo que hay cabida para todos los estilos y ahora más con el alcance de las plataformas. En cualquier momento puedes escuchar lo que quieras. Ya no es solo la radio que pincha y lo que ponen es lo que lo único que suena en el mundo. Ya cada uno tiene su criterio y puede lo que quiere. Evidentemente sí que hay un hilo conductor como moda, pero que va pasando.

--En sus inicios hacía versiones de algunos artistas y ahora hace colaboraciones con muchísimos de ellos. ¿Cómo se siente? ¿Se podría decir que está viviendo su sueño?

--Uno va cumpliendo objetivos en su vida y siempre quiere más, no te das cuenta de lo que vas pasando. Si le hubieran dicho al Nil hace 10 años que estaría donde está, con la gira y haciendo entrevistas, igual no se lo cree. Pero al final es fruto de mucho trabajo hecho. Lo de los artistas es muy curioso porque hay muchos que ahora son mis amigos y les digo que miren el último mensaje que tienen mío en Facebook y flipan. Entonces era yo pidiéndoles una colaboración o enviándoles un cover mío que les hice en su momento. 

--¿Cómo lleva la fama? Nunca se mete en líos mediáticos, ¿huye de ellos?

--No, no huyo porque no hay motivo tampoco para huir. Yo vivo muy tranquilo, vivo muy bien, creo que mi entorno profesional es muy sano. Y no solo el mío, de mi equipo, mi oficina y mi banda, sino toda mi generación. Eso creo que potencia que la gente se calme más a nivel de prensa. Lo vivimos con total naturalidad. Evidentemente sí que vivimos situaciones raras por la condición y vas lidiando poco a poco, pero no es nada que nos tenga traumados, así que todo es muy sano. Yo feliz de que los seguidores me paren, me digan cuatro palabras bonitas y quieran una foto conmigo.

Nil Moliner habla del momento actual de la industria musical / CD

--¿Qué es para usted el éxito?

--Para mí el éxito total es tener la motivación de levantarme y que no me dé pereza absolutamente nada de lo que hago en mi trabajo. Me levanto igual de feliz para hacer una promoción que para el estudio, a grabar un videoclip o a hacer un concierto. Evidentemente los conciertos me gustan mucho más porque es ahí donde se vive realmente la música. Yo tengo la suerte de hacerlo también rodeado de una gente maravillosa profesionalmente y personalmente que hacen que cuando estás lejos de casa, el hotel donde te quedas sea hogar y sientas que no estás trabajando, sino que estás viviendo una experiencia.

--Ya ha empezado la gira. ¿Cómo ha sido la vuelta a los escenarios?

--Maravillosa. Yo estaba perdiendo la perspectiva de la familia que me escucha y recibir el feedback a través de los escenarios es maravilloso. Es muy emocionante ver cómo las entradas, a pesar de la de la situación económica que estamos viviendo, se están agotando. La gente viene, tienen ganas de salir, de cantar, de vivir un momento mágico.

--¿Cómo vivió no tener contacto con los seguidores durante los primeros meses de la pandemia?

--La pandemia se resumió en tener solo el feedback a través de las redes sociales. Y tampoco había muchas ganas en el confinamiento de estar con el móvil. Yo sentía que estaba perdiendo totalmente la perspectiva y que al otro lado no había nadie. Pierdes la noción de lo que se está haciendo. Me costó mucho. Suerte que han vuelto los conciertos para alinearme con la música otra vez y ver que hay personas que me escuchan, que paga por verme, y vamos a hacer que esa gente sea la más feliz del mundo cuando tenga contacto conmigo.

--El sector de la cultura ha sido uno de los más afectados. Personalmente, ¿qué consecuencias ha tenido en ti y tu equipo?

--Muchísimas. No hay conciertos, no hay gira y si no hay gira mis músicos no pueden comer. Los primeros meses fueron un poco un poco locura. Yo les avancé sueldos para intentar aguantar, pero hubo un momento en que ya tampoco podía hacer nada. Sentí mucha impotencia por mi parte, pero al final entiendes que es una situación desastrosa y que es un drama. Lo hemos llevado muy mal y por eso agradecemos también estar de nuevo en el escenario. Muchos de ellos y ellas se han tenido que ir a vivir con los padres otra vez. Eso los que tienen suerte, porque hay gente que ya no tiene padres tampoco. Ha sido un drama, pero nos hemos apoyado más que nunca. Si antes ya éramos una familia, ahora lo somos de verdad. 

--¿Cómo se encuentra la industria musical actualmente?

--Yo creo que estamos en un momento donde la gente empieza a hacer lo que le da la gana. Los proyectos ya no están condicionados tanto por el dinero, sino por el arte. Las oportunidades han cambiado. Cuando yo empecé de muy pequeño no tenía la oportunidad de grabarme en casa con una calidad de disco, y ahora sí. Los músicos se pueden grabar un álbum en su casa poniéndose cuatro vídeos de Youtube. Evidentemente, salvando las distancias, pero son totalmente aceptables para escuchar. Las redes sociales son la web de la persona y ya no hay que pagar los dominios de internet. Hay muchas maneras y veo que la industria está generando que haya mucha más variedad musical. Yo creo que vamos hacia un lugar bonito y, por ejemplo, en mi generación, veo que los artistas nos apoyamos muchísimo. La gente se cree que competimos, pero no lo hacemos, sino que compartimos todo el rato. Yo me alegro de que un compañero o compañera mía gane un premio, que sea el más escuchado o que consiga 4000 discos de platino.