Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El grupo Miss Caffeina / WARNER

Miss Caffeina: “En esta era hiperconectada todo el mundo es muchas cosas, entre ellas, psicólogo"

El grupo musical estrena su nuevo disco, ‘El año del tigre', un trabajo en el que recuperan el sonido más orgánico y de banda

13 min

Miss Caffeina es uno de los grupos indie más exitosos del panorama musical español. Formada en Madrid en 2006, la banda continúa logrando una buena acogida con sus canciones. La fama no les llegaría hasta 2016, con la publicación del álbum Detroit, tras lanzar algunos temas que se colaron en las radios y los situaron en el imaginario cultural.

El grupo regresa con su quinto disco, El año del Tigre, coincidiendo con el comienzo del nuevo año chino. Un álbum grabado en plena adaptación a la vida pandémica. Asimismo, el trabajo cuenta con una colaboración con Ana Torroja. La banda actuará en Barcelona, en la sala Razzmatazz, el próximo 12 de marzo.

--Pregunta: ¿Cuándo nace el disco?

--Respuesta: El primer paso formal hacia el disco fue con el tema con Ana Torroja, ya que nos ponía en el camino.

--¿Por qué ‘El año del tigre'?

--Cuando escogimos las canciones del disco, escuchando las temáticas, queríamos que toda la parte estética reflejara el contraste cuando a veces sientes que no encajas, que estás un poco fuera de lugar o que las cosas son diferentes a como las esperabas. Queríamos llevar todo eso a una imagen, a un imaginario que luego fuese la gira, la portada, los videoclips... Después de otras propuestas, llegamos al mundo oriental. Si tiras por el mundo oriental en ciudades que no lo son, como por ejemplo Madrid, que tiene su pequeño Chinatown en el barrio de Usera, es un mundo muy interesante para encontrar ese contraste. China en Madrid y nosotros en la China de Madrid. Justo después de pensar esto y tenerlo claro, nos dimos cuenta de que la semana que salía nuestro álbum empezaba el nuevo año chino y que era el año del tigre. Nos pareció un nombre ideal para todo lo que queremos enseñar en esta nueva era en Miss Caffeina.

--¿Les gustaba esa estética de antes?

--Sí, empezando por la comida, hasta cosas más concretas como este tipo de estética entre oscura, densa, neón. Hay películas de algunos autores orientales que están muy bien, dibujos animados o animación para adultos... Es un imaginario infinito para para utilizar y para sacar recursos.

--¿El disco tiene alguna temática en común que lo una?

--Lo que lo une al final son los diferentes estados de ánimo y preocupaciones durante los últimos dos años. Algunas canciones no vienen de vivir algo en concreto, sino de sentir algo concreto, de estar en un momento de tu vida. Muchas veces son sitios comunes porque, al final, tenemos una vida muy parecida en cuanto a lo que vivimos. Hay mucho de explorarse a sí mismo, que siempre lo hemos hecho, pero sí que es verdad que ahora creo que lo hacemos más de una manera para buscar cambios.

--¿Cómo han evolucionado desde el anterior álbum?

--A nivel musical, se vuelve a retomar un poco el sonido más orgánico de banda que en el anterior. En aquel momento estábamos más investigando cuestiones de electrónica. Y también el tema de la introspección en algunos sentimientos y en algunas cuestiones propias que lógicamente estos dos años nos han dado pie a que ocurra.

--En ‘Me voy’ tienen un sonido incluso ‘reguetonero’.

--Sí que es verdad que el disco va hacia lo orgánico, pero en Me voy no tuvimos miedo a utilizar un patrón rítmico de reguetón porque la canción lo pedía y porque además estaba compuesta la demo sobre una base de reguetón. No tuvimos ningún prejuicio. Pero sí que antes de que saliese la canción vimos que igual la gente de repente iba a pensar que nos íbamos a pasar al reguetón, que no nos sienta bien o que nos estábamos haciendo los modernos. Pero yo creo que ni la temática ni la melodía tienen que ver con ese estilo. Está bien sacar cosas de sitios que te parecen interesantes.

--Algunas canciones se escribieron en pandemia, ¿cómo fue trabajar en la distancia y con esas condiciones?

--Un poco raro, la verdad. Aunque nosotros estamos muy acostumbrados a reunirnos por Skype porque vivimos en ciudades distintas, hacer música es más raro. Supimos aprovechar la cosa y, por ejemplo, algunas percusiones de Me voy se hicieron en la cocina grabando elementos como el extractor y los cubiertos. Pero aparte de esa anécdota, preferimos estar los cuatro en estudio y hacer la música como la hacemos.

--Su canción ‘Autoayuda’ hace referencia a la salud mental. ¿Por qué es importante tratar estos temas en la música?

--Creo que en realidad se ha hecho siempre referencia a la salud mental a través de la música y a través de las letras. Al final, estás hablando todo el rato de eso. Cuando sientes tristeza, abandono, incluso en discos anteriores que hemos hablado de experiencias pasadas, de traumas, de la muerte y del bullying, todo eso tiene que ver con la salud mental y plantearse por qué te pasan las cosas o desde qué punto vives lo que te ha pasado a lo largo de tu vida. Lo que pasa es que en esta canción es más explícito en cuanto a los términos y la teoría. ¿Qué se supone que es lo que yo tendría que hacer? ¿Seguir unos consejitos que me dan en Instagram o en el horóscopo? ¿O realmente plantearme qué me pasa y buscar ayuda? En este mundo nuevo tan hiperconectado en el que vivimos todo el mundo es muchas cosas y, entre ellas, ser psicólogo, que eso es súper peligroso. Hay que tener cuidado con eso, saber a quién escuchar, de quién fiarte y saber qué patrón seguir de gente que sabe de lo que habla. De esto habla Autoayuda.

--En el álbum tienen una colaboración con Ana Torroja. ¿Cómo surge?

--Fue una casualidad muy buena. A su equipo se le ocurrió la idea de hacer una colaboración de un tema nuevo. Nosotros, encantados. De hecho, ya lo habíamos planteado en algún momento, pero lo habíamos descartado por el miedo a que nos dijese que no o que no nos conociese. Además, como surgió de su equipo, fue muy buena noticia. Les mandamos Punto muerto, le encantó y se sumó al tema.

--¿Cómo fue trabajar con ella?

--La típica frase de “no conozcas a tus ídolos” con ella no funciona. Nos ha tratado genial, ha estado siempre súper atenta en todo. Como curiosidad, también te digo que ella es una persona como muy tímida, pero tiene clarísimo cómo quiere que suene su voz en una canción. Eso se nota en la cantidad de años que lleva porque no colabora y ya está, sino que se implica y la siente también su canción, y eso para nosotros es muy bonito. Otra anécdota que apoya lo maja que es, es que el videoclip se rodó en plena pandemia, entonces teníamos todos los horarios de rodaje separados por las medidas de seguridad. Pero ella tuvo el detalle de quedarse esperando para conocernos a todos.

--Solo tienen una colaboración en el disco. ¿Por qué?

--Es que, de hecho, si no hubiese ninguna colaboración tampoco nos hubiese importado porque nosotros creemos que estas cosas tienen que salir siempre naturalmente. Solo salió la de Ana. Sí que es verdad que, por ejemplo, en el disco anterior tampoco había ninguna y luego, cuando van saliendo los singles, sí que fuimos haciendo. Lo que sí que es verdad que, en un mundo ahora en el que todos los fines de semana salen colaboraciones, sí que es raro sacar un álbum que no tenga ninguna. Pero mira, una vez más, somos los raros.

El grupo Miss Caffeina / WARNER
El grupo Miss Caffeina / WARNER

--La canción que cierra el álbum, ‘No entiendo nada’, tiene una fuerte crítica social hacia el machismo y la homofobia. ¿Por qué tratar estos temas?

--Es una crónica de lo que podrías encontrarte cualquier día que abras un periódico. Supongo que, si eres una persona más o menos equilibrada, hay cosas que te enfadan de las que se hablan, pero es una canción que podría ser un periódico. El principio es un poco más opaco, dice todo menos claro, pero se va haciendo más claro hasta ser explícito cien por cien. Es lo que vivimos cada día lamentablemente y ojalá que esta canción no tenga vigencia cuanto antes. A mí me gusta mucho que sea la última canción del disco, porque sí que es verdad que hay pinceladas en otras canciones, pero el álbum es muy de yo con mi circunstancia, lo que me pasa, lo que he aprendido y lo que no, y de repente, es como: y el mundo está así. También igual así se entiende cómo estás tú, que vives en este mundo.

--Después de cinco discos, ¿uno se queda sin cosas de las que hablar?

--A veces puede ser que te repitas y que ya hayas hablado de un tema en otro disco porque nos tiramos toda la vida repitiendo casi siempre los patrones. Pero ves la vida muy diferente cuando vas cumpliendo años, cuando te van pasando cosas, así que puedes contar lo mismo desde otro punto de vista. Obviamente, hemos hablado ya millones de veces sobre relaciones sentimentales, rupturas, enganches, soledad... Pero eso también evoluciona según va pasando tu vida. Cuando lo hablas desde otro momento de tu vida, lo estás hablando desde otro punto de vista, con lo cual ya no es lo de antes. Mientras sigamos viviendo, nos pasarán cosas como para contarlas.

--Hace unas semanas fue el Benidorm Fest. ¿Les gustaría presentarse?

--No. No queremos que la gente piense que es que lo vemos como algo cutre o malo, sino que nosotros no nos vemos ahí porque no nos gustaría competir o exponernos tanto al público. Hay algunas cosas que conllevan Eurovisión y el Benidorm Fest que no nos cuadran mucho. Pero lo hemos disfrutado muchísimo y hemos ido con Varry Brava a muerte.