Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La actriz Lucía Dominguín / MEDIASET

Lucía Dominguín critica la autobiografía de Miguel Bosé: "Es novela"

La actriz confirma que sus padres apenas estuvieron con sus hijos pero que el relato del cantante tiene "un poquito de ficción"

4 min

Lucía Dominguín tiene varias cosas a decir sobre la infancia que relata Miguel Bosé en su autobiografía, El hijo del capitán trueno. La actriz considera que el libro “es novela” y no siempre se ajusta a la realidad.

Las duras palabras vienen sobre todo por algunos pasajes del libro. Uno de ellos es la discusión que tuvieron sus padres cuando Lucía Bosé se enteró de que su esposo, Luis Miguel Dominguín tenía una relación con su prima Mariví.

Realidad con aditivos

Para empezar, la hermana del cantante señala que "la visión la tendría, pero mi madre nunca ha hablado así". “Él cuenta una historia real, pero lo cuenta para darle un poquito de ficción", subraya.

En defensa del artista, señala que él siempre escribió muy bien pero en sus inicios no siempre puso interpretar sus canciones. "Tú de niño cantas lo que tienes que cantar", le decían. Ahora, canta y escribe lo que quiere. Por eso defiende que, "esas palabras que pone ahí no son de mi madre".

Testigo de los hechos

Pese a todo Lucía Dominguín asevera que fue su hermano el único presente en ese momento. "Yo recuerdo llegar allí y que tuvieran una conversación en casa del guarda. Miguel entró porque nos dijo mi padre 'los niños al coche'; y dijo mi madre 'Miguel se queda, para que esté presente en esta conversación'. Es allí donde Miguel juró y perjuró que protegería a su madre por siempre", afirma.

El intérprete de Sevilla lo hizo así. Y eso que ninguno de sus padres estuvieron muy presentes. Un hecho que ratifica la propia actriz. "Los niños no existían para mis padres. Vivían para cuando venían las visitas y que dijeran qué educados, qué bien vestidos y cuántos idiomas hablan", confiesa.

Relación con el torero

Sin duda, por eso, el que se lleva la peor parte es el torero. Ella misma afirma que su relación con él “no era muy buena”, pero más conflictiva fue con Miguel. “Mi padre se desesperaba con mi hermano porque era muy sensible y enfermizo", apunta, porque "en aquella época mi hermano tenía que demostrar algo por ser hijo de torero".

No es que hayan sido malos padres, es que ni siquiera han estado”, lamenta. Asimismo, pese a la fama de sus progenitores, los lujos no eran algo muy común asegura. Si bien es cierto que “era una casa enorme”, matiza que por aquel entonces no tenía calefacción, pero también “sin comida”. “Era una desolación tremenda y sí que lo pasamos mal”, sentencia.