Menú Buscar
La modelo y empresaria Kim Kardashian / CG

Kim Kardashian estudia para ser abogada

La modelo y empresaria quiere dedicarse a la misma profesión que ejercía su padre, después de conseguir el indulto para Alice Marie Johnson en 2018

3 min

Kim Kardashian nunca deja de sorprender. La modelo y empresaria de cosméticos ha anunciado que estudia para ser abogada, y que prepara su examen para obtener la licencia en 2022.

En una entrevista a la revista Vogue, la celebrity ha confesado que planea sentar la cabeza y dedicarse a la profesión que ejercía su padre, que falleció en 2003. Entre los motivos para tomar esta decisión, explica que le marcó la defensa que hizo el año pasado de Alice Marie Johnson, para la que consiguió el indulto de Donald Trump. La mujer, de 63 años, fue condenada a cadena perpetua por un delito de tráfico de drogas sin violencia.  

Indulto de Chris Young

Este no es el único caso en el que la segunda hermana del clan Kardashian se ha implicado en los últimos meses. En septiembre inició una campaña para conseguir el indulto de otra mujer, condenada a cadena perpetua en 2006 por asesinar a un hombre que le había pagado por mantener relaciones sexuales cuando ella era menor de edad. Y también logró su objetivo, ya que Chris Young fue absuelta. 

"La Casa Blanca me llamó para hablar de cómo cambiar el sistema de clemencia. Estaba sentada en la Sala Roosevelt con un juez que había sentenciado a criminales y mucha gente poderosa y pensé: Necesito saber más. Menos mal que tenía abogados conmigo que podían respaldar los hechos del caso", ha manifestado la modelo a la publicación estadounidense, y apuntilló: "Siempre he querido luchar por las personas que ya han pagado su deuda con la sociedad". 

O. J. Simpson

El padre de esta exitosa empresaria, Robert Kardashian, alcanzó altas cotas de popularidad por defender al jugador de fútbol americano O. J. Simpson.

El deportista, que había sido acusado del doble homicidio de su mujer y un camarero amigo de esta en el año 1995, quedó absuelto gracias a la defensa del abogado. “Los fines de semana usaban nuestra casa como una oficina (...) mi padre tenía una biblioteca, y cuando empujabas una pared había toda una habitación oculta en el armario con todos los libros de pruebas del caso", recuerda Kim de aquellos días.