Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Omar y Anabel en su boda / EP

Los invitados a la boda de Anabel Pantoja y Omar Sánchez piden que se les devuelvan los regalos

Según 'Sálvame', cada asistente al enlace se habría gastado cerca de 2.031 euros en concepto de desplazamiento, alojamiento, comidas y vestuario

3 min

A Anabel Pantoja podría salirle muy caro el divorcio. Según informa un testimonio de Sálvame varios invitados estarían pensando en pedir de vuelta los regalos de boda que le hicieron a la influencer y a Omar Sánchez. Un enlace al que ya tildan de “ceremonia paripé”.

Cabe recordar que la boda se celebró el viernes 1 de octubre de 2020 en la playa de Caleta de Sebo, en la paradísiaca isla de la Graciosa (Canarias). Aunque por el momento no ha trascendido la identidad física del confidente, María Patiño y Terelu Campos han dado a conocer que se trata de un amigo de varios de los invitados.

Ceremonia paripé

De hecho, el hombre ha afirmado que los asistentes “están bastante indignados con esta situación, sobre todo, por parte de ella, que si sabía que se iba a separar podía haber cancelado la boda”. “No todo el mundo puede permitirse pagar un avión hasta La Graciosa, pagar un ferry, pagar el hotel, el vestuario y todos los gastos”, ha continuado.

“Han invertido su tiempo y su dinero para celebrar la nada”, ha lamentado. Y es que el enfado de los invitados habría llegado hasta el punto de querer reclamar el dinero invertido o, al menos, que se les compense de alguna manera por la inversión.

El desglose

“Hay gente que se ha dejado el salario de un mes para que luego esta pareja dure cuatro días”, ha declarado, el desconocido. Con todo, Anabel hace caso omiso a estas palabras mientras su programa echa cuentas de lo que podría haberse gastado un asistente al evento.

Solo en desplazamientos, se calcula que cada invitado se habría dejado 1.461 euros, una cuantía que se habría visto engrosada una vez se produce la llegada a la octava isla. De hecho, en concepto de alojamiento cada uno de los asistentes habría pagado 420 euros, una cifra a la que hay que sumar los ágapes de fuera de la boda, otros 200 euros, más el regalo de apróximadamente 300 euros y el vestuario de 500 euros. En total, cada invitado habría pagado cerca de 2.031 euros.