Menú Buscar
La Infanta Cristina y el Rey Felipe en una foto de archivo

La relación entre el Rey Felipe VI y la Infanta Cristina empeora

La infanta no acudió al 80 cumpleaños del rey emérito en la Zarzuela porque Urdangarin no estaba invitado

3 min

La infanta Cristina y el rey Felipe VI no han mejorado su relación familiar. Desde que se iniciara la investigación del Caso Nóos y la implicación de Iñaki Urdangarin los dos hermanos parecen más distanciados con el paso de los años.

Este 24 de enero, el rey participará en el Foro Económico Mundial de Davos, que se celebra en Suiza, país en el que actualmente reside su hermana. Algo que parece una buena excusa como para realizar un encuentro breve y ameno entre hermanos dada la distancia entre ambas residencias, fuentes cercanas aseguran que no tienen planeado en sus agendas hacer un hueco para verse. 

La mala relación es evidente desde el momento en que Felipe VI tomó distancia de su hermana cuando se vio salpicada como posible imputada del caso de corrupción de su marido. Desde entonces, se puede contar con los dedos de una mano los eventos que han compartido juntos y la ausencia de la infanta Cristina en el cumpleaños del rey emérito Juan Carlos I no ha hecho más que agrandar los rumores. Juan Carlos I celebró el pasado cinco de enero su 80 cumpleaños en Zarzuela con más de 70 invitados entre los que no estaba su hija Cristina.

Don Juan Carlos invitó a su hija al acto así como a sus cuatro nietos, pero ninguno de ellos acudió a la ceremonia. El único no invitado fue Urdangarin. Al parecer la infanta no quiso dejar a su marido solo y quiso echar un pulso a la Casa Real: acudir con su marido o no ir sin él. Que se sepa de forma oficial, la pareja residente en Suiza no ha vuelto a pisar Zarzuela desde que saltó a la luz el Caso Nóos, al menos de forma oficial y pública. 

Durante estas fiestas ya se creó una polémica cuando los reyes no invitaron a la comida de Navidad a la infanta. Ella se mostraba firme y convencida de que contaba con el respaldo de sus padres en el asunto y que compartiría mesa con ellos sin problema alguno. Pero la respuesta que obtuvo la infanta no era la esperada. El distanciamento entre los hermanos ha sido provocado única y exclusivamente por el caso Nóos, algo que aumentó cuando el Rey decidió quitar el título de duquesa de Palma a su hermana.