Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El coche de Biden, en su llegada a la Moncloa /EP

Así es 'La bestia', el coche de Biden que gasta 60 litros de carburante cada 100 km

El Cadillac One es considerado el vehículo más seguro del mundo, ya que puede resistir incluso a deflagraciones de explosivos

2 min

Un búnker con ruedas, así es el vehículo oficial de alta seguridad que utiliza Joe Biden, presidente de los Estados Unidos, para moverse estos días por Madrid. El presidente estadounidense aterrizaba este martes en la base madrileña de Torrejón de Ardoz con motivo de la celebración de la cumbre de la OTAN, que tiene lugar en la capital española hasta este miércoles.

Allí le esperaba La Bestia. Se trata de un modelo específico de General Motors con el sello de Cadillac, cuyo precio alcanza el 1,5 millones de dólares. Este coche acorazado es indestructible y tiene un peso de casi 10 toneladas.  

Tiene puertas de avión 

La limusina que transporta a Biden cuenta con una armadura de 12 centímetros de grosor y sus bajos están elaborados a partir de materiales que pueden resistir deflagraciones de explosivos. Sus cinco puertas son  como las de un Boeing 757, es decir, son de acero y están revestidas por una capa de 20 centímetros de titanio.

Además, están equipadas con equipo antiincendios además de armas. En el parachoques frontal dispone de unos depósitos de almacenamiento y lanzamiento de humo, así como una cámara de visión nocturna. Sus ruedas llevan una capa de kevlar y las llantas son tan sólidas que podrían circular sin goma.

Un coche de aceleración lenta 

El cristal de las ventanas tiene 13 centímetros de grosor y es capaz de resistir a impactos de bala. Si bien no es un bólido, hablando en términos de velocidad, pues su motor diesel de 300 CV requiere 15,6 segundos para poder acelerar de 0 a 100 km/h.

Con 5,5 metros de longitud y 1,78 de altura, El Cadillac One, nombre oficial que recibe el vehículo, consume 60 litros de carburante cada 100 kilómetros. Una barbaridad si se tiene en cuenta que cualquier utilitario común se sitúa en torno a los 4,5 litros cada 100 km.