Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Depedro en las instalaciones de Crónica Directo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

Depedro: “Mi música no está a caballo de ninguna moda de ahora ni lo ha estado nunca”

El cantante reflexiona sobre los cambios en la industria antes de su concierto en L'Hospitalet de Llobregat

13 min

Jairo Zavala (Madrid, 1973), conocido artísticamente como Depedro, es un cantante español que ha recorrido el mundo con su música. Después de giras internacionales, colaboraciones con artistas reconocidos de la talla de Luz Casal y más de 10 años de carrera, publicó su último disco, Máquina de piedad, el pasado octubre.

El cantante se encuentra inmerso actualmente en la gira de su último trabajo. En los próximos meses recorrerá la geografía española y este jueves 3 de marzo dará un concierto en la sala Salamandra de L’Hospitalet de Llobregat. “Ahora estoy disfrutando cada día, no pensando en un futuro a largo plazo, y enfocándome en el momento y el durante, que es tan importante”, explica sobre la incertidumbre por la cancelación de los conciertos a raíz de la sexta ola en una entrevista con Crónica Directo.

--Regresa a la gira y tiene concierto en L’Hospitalet de Llobregat.

--Hace muchísimo que no me encuentro con el público de L’Hospitalet. Pero este paréntesis, que esperemos que dejemos atrás, acaba mañana y estoy muy emocionado de reencontrarme con muchos amigos y actuar en la sala Salamandra que es un sitio mítico.

--¿Cómo está viviendo el regreso a los escenarios?

--He hecho muy pocos conciertos. Teníamos planeada una gira bastante extensa a partir de febrero, pero volvió todo otra vez a cerrarse con la sexta ola y no ha sido posible. Ahora estoy disfrutando cada día. O sea, no pensando en un futuro a largo plazo, sino enfocándome en el momento y el durante, que es tan importante.

--¿Se vive con mucha incertidumbre?

--Sí, pero es transversal, para todas las personas, no solo para nosotros. Lo que pasa es que los músicos tenemos un poco de ventaja porque hemos vivido siempre en la incertidumbre. Yo estoy acostumbrado a saber qué va a ser de mí hasta dentro de un mes y medio. Toda mi vida ha sido así. Luego a partir de ahí es precipicio. Hace relativamente poco mi vida ha cambiado en ese aspecto, cuando Depedro empezó a funcionar muy bien. He podido planificar más a largo plazo. Pero en ese aspecto, la mentalidad resistente del músico nos ha ayudado a soportarla.

Retrato de Depedro en las instalaciones de Crónica Directo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)
Retrato de Depedro en las instalaciones de Crónica Directo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

--¿Qué puede esperar la gente de un concierto suyo?

--Los conciertos de Depedro son siempre diferentes. No sé si para bien o para mal, pero me aburre soberanamente hacer siempre lo mismo. De hecho, el repertorio lo cierro 10 minutos antes de tocar. Ya tengo muchos discos. Evidentemente hay temas que no me dejo fuera porque si no me llevan al pilón, pero mis bolos son muy dinámicos, los intento adaptar al tipo de recinto y dejo mucho espacio a la improvisación, en la que el público también participa.

--¿Se siente un artista de directo?

--Me gusta que me llames artista [ríe]. Me gusta mucho tocar, me da mucho orgullo tener el oficio de músico. Este se hace en el escenario y eso ha sido parte de mi vida durante muchos años y espero que lo sea siempre.

--Actúa con su banda. ¿Tienen mucho espíritu de grupo?

--Yo quiero pensar que sí, pero eso te lo tienen que decir ellos. Yo estoy muy a gusto, ellos me transmiten mucho cariño y lo disfruto. Intento trabajar en esa dirección porque, egoístamente, cuando la gente está a gusto te da más. El refuerzo positivo creo que es más importante que lo contrario.

--Hace unos días sacó también su último 'single' con Manuel García, 'Tanto creo en ti'. ¿Por qué hacer una versión?

--Me interesa el ejercicio de separarme mucho de la original. Evidentemente, los fans de la original dirán que he destrozado la canción, pero a Manuel le encantó esa nueva visión. Yo, entre líneas, vi conexiones entre la cueca, un ritmo chileno, con influencias de África y los ritmos ternarios. Por ahí metí la nueva instrumentación.

--¿Qué le aporta personalmente esta colaboración?

--Mucho. Me ha aportado poder tocar en Chile y conocer un poquito su realidad. De hecho, hay una canción en el disco Máquina de piedad que está influida por una cosa que nos pasó ahí por casualidad. Estuvimos tres días después del estallido social de 2019 que luego ha desencadenado en una nueva Constitución y un nuevo presidente. Me parece maravilloso que a veces las cosas sucedan. Y luego, Manuel en el plano artístico ha aportado y me sigue aportando muchísimo porque es un maestro y yo intento robarle algo de talento.

--¿Cómo la ha recibido la gente?

--Cuando vuelva a Chile te lo diré [ríe]. Me han llegado cosas maravillosas, aunque hay gente que lo entiende menos y está en su derecho. Tienen que comprender que esta versión es otra cosa y que nadie les va a quitar la original. Cuando alguien hace una versión, te puede gustar más o menos, pero tienes siempre la original. La música no es propiedad de nadie. No solo te puede gustar a ti una banda y, si le gusta a mucha gente, deja de gustarte. Si te toca emocionalmente, disfruta de ese sentimiento recíproco.

Depedro contesta a las preguntas de Crónica Directo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)
Depedro contesta a las preguntas de Crónica Directo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

--Su último disco salió hace unos meses. ¿Qué balance hace?

--Me gustaría hacer un balance más en profundidad con el desarrollo de las canciones en directo, pero todavía no ha podido ser. Sigo estando muy orgulloso del trabajo y de las decisiones tomadas. Solo deseo contemplar el crecimiento de las canciones emocionalmente en el público.

--Grabó el disco con la banda en directo, de manera orgánica.

--El proceso de composición sí que fue muy largo, muy metódico, pero la grabación fue una semana en directo porque ya había mucho trabajo previo de preproducción, de aprendernos las canciones y ensayarlas. Me gusta que la grabación refleje la espontaneidad, no me gusta reeditar las cosas y darle muchas vueltas. Y luego también estar todos juntos en el mismo estudio. No tiene nada de malo hacerlo de otra manera, ya que ahora mucha gente se manda las pistas desde el otro lado del mundo y tú las mezclas aquí, que eso también lo he hecho yo, pero en esta ocasión quería algo que acompañara las canciones a nivel emocional y eso, con la música que hago yo, solo puedo darlo tocando en directo.

--Sus canciones reflejan esperanza. ¿Es positivo en la vida?

--Soy una persona que ve siempre el vaso medio lleno y te apoyas en esa palabra tan importante que contiene la espera etimológicamente, el aguante, la resistencia. Sobre todo, porque el tiempo te pone en valor las cosas que realmente son importantes.

--Lleva bastantes años en la industria, ¿ha cambiado su inspiración o sus preocupaciones a la hora de hacer las canciones?

--Sigo intentando poner el foco en el círculo cercano a mí e intentar hablar o ponerme en situación de cosas que conozco o que me han contado. No me voy a sitios muy lejanos mentalmente para escribir. La realidad supera la ficción y no hace falta que me vaya muy lejos para ver historias extraordinarias.

--Vivimos una época de experimentación en la música, ¿se lo ha planteado?

--No siento que tenga la capacidad de hacerlo. Yo vengo de una manera de entender la música tan orgánica que, cuando he trabajado con loops, con secuencias, con remezclas... al final lo veo como algo que es como un adjetivo, no forma parte de mi proceso compositivo. Y no pasa nada, tiene que haber de todo.

--¿Lo ve con recelo o le gusta?

--Lo veo maravilloso, simplemente que en mi caso la forma orgánica es mi manera natural de trabajar. Pero no soy excluyente ni dejo de escucharlo, yo escucho de todo, pero por mi forma de trabajar no lo tengo asimilado de una forma natural. Y creo que el éxito de estas nuevas tendencias es porque hay gente que ha nacido con esa tecnología y la conoce realmente.

Depedro en las instalaciones de Crónica Directo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)
Depedro en las instalaciones de Crónica Directo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

--Ha explicado que estuvo entre cuatro y cinco años componiendo el disco. Parece bastante tiempo con lo rápida que va la música actualmente.

--Mi música es atemporal, o sea, no está a caballo de ninguna moda de ahora ni lo ha estado nunca. Contra lo que yo considero que no puede ser presentado por mí en directo no voy a luchar porque luego voy a tener que defenderlo. Puedo hacer muchas canciones, mañana puedo hacerte 10 canciones, pero no me voy a creer ninguna de ellas. Es más atarte emocionalmente a algo que luego va a formar parte de tu vida, porque los conciertos son parte de mi vida. Si no me emociona, no podría defenderlo y no podría transmitir.

--Hizo un disco de colaboraciones hace unos años y las sigue haciendo. ¿Qué le aporta a un artista?

--Cuando colaboras con alguien, oyes tu música en boca y en manos de otro. Te abre puertas que no imaginabas que tenía eso que habías hecho tú o que te dan el regalo de interpretarlo. La música es un diálogo que crece cuantas más palabras conozcas y más formas de decirlas. Qué aburrido sería todo el rato hacer lo mismo. Para mí es un privilegio haber podido hacerlas y espero que vengan muchas más, porque es como entiendo yo este oficio que tenemos que es la música.

--¿Está centrado en la gira o tiene más proyectos?

--Ahora estoy empezando a producir un disco a Marcos Coll, que va a ser maravilloso porque él es un artista con un talento tremendo, que compone y que ahora ha hecho algo bastante novedoso y me ha elegido para que le ayude. Y también estoy empezando a componer. Siempre estoy haciendo cosas con compañeros y tocando. Tengo una banda de versiones en Madrid que se llama Micro Mambo que tocamos un par de noches secretas en Madrid, en el Café Berlín, con algunos invitados ilustres que vienen sin anunciar y está siendo muy refrescante.