Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Anna Ferrer e Iván Martín en Instagram / @ivssss_

Anna Ferrer da un paso más en su relación con su novio y Paz Padilla se enfrenta a su mayor miedo

La humorista se enfrenta al síndrome del nido vacío tras la marcha de su hija para independizarse con su chico

3 min

Anna Ferrer está que se sale. Si el viernes pasado la joven emprendedora ganaba el premio ‘Llévalo para Triunfar’ por la marca de bolsos que ha creado junto a su madre, Noniná, ahora la gaditana gana en independencia. Y es que se muda con su chico, Iván Martín, a un piso en el centro de Madrid.

Algo que supone un gran reto para su madre, Paz Padilla, que se enfrenta al síndrome del nido vacío y tendrá que vivir sola en la casa que tiene a las afueras de la capital después de la muerte de su marido, Antonio Vidal. Una experiencia que ya vivió cuando la joven se fue de Erasmus al extranjero durante un año pero nada más lejos que la realidad de estar al 100% independizada.

Publicación de Anna Ferrer en Instagram / @annafpadilla
Publicación de Anna Ferrer en Instagram / @annafpadilla

Anna se independiza

Deseando empezar esta nueva etapa”, ha escrito la joven en su cuenta de Instagram. Lo acompañaba un corto vídeo en el que Ferrer enseña junto a su novio el interior de su piso, aún vacío. “Ya iba siendo hora, ¿no? Prepárate para la guerra que te voy a dar en casa”, ha compartido también el madrileño, muy ilusionado de compartir piso con su pareja.

Lo cierto es que la relación de Ferrer y Martín es de las más consolidadas en el panorama de los famosos patrios. Pese a su juventud, son una de las parejas más estables y enamoradas. Comenzaron su relación a principios de 2019 y, desde entonces, el aspirante a actor se ha convertido en un miembro más de la familia Padilla.

Los pollitos vuelan alto

Un paso más en su relación sobre el que Anna irá retransmitiendo en su cuenta de Instagram para sus más de 740 mil seguidores. Algo sobre lo que Padilla todavía no se ha pronunciado pero que se lo habrá tomado con un sabor agridulce: emoción por ver evolucionar a su hija y tristeza por su marcha.