Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alba Sánchez-Vicario, propietaria de The Coliflow /CEDIDA

Alba Sánchez-Vicario, de tenista a pizzera: “Decidí dejar el deporte a los 18 años”

La joven empresaria se ha estrenado en el mundo de la alimentación con una línea de cuatro productos saludables con base hecha de coliflor

7 min

A sus 23 años, Alba Sánchez-Vicaro se ha estrenado en el mundo de la alimentación con el lanzamiento de su primera línea de pizzas saludables, un producto hecho con base de coliflor. The Coliflow ha llegado a los supermercados catalanes hace tan solo dos semanas con una oferta de cuatro productos, aunque confiesa a Crónica Directo que espera anunciar pronto la expansión del negocio al ámbito nacional. 

Hija de Javier Sánchez Vicario e Isabel Ruiz, esta joven emprendedora forma parte de la tercera generación de una de las familias de tenistas más conocidas del país. Con todo, ella reconoce que lo suyo no era darle a la raqueta. Confiesa que dejó el deporte profesional a los 18 años, y que eso no implicó abandonar el estilo de vida saludable que requiere este nivel de competición. De hecho, ha sido el impulso de la aventura empresarial en la que se encuentra inmersa. 

--Pregunta: ¿Cómo nace la idea de The Colifow?

--Respuesta: Siempre he llevado una vida muy saludable. Mi familia hace mucho deporte y me lo han inculcado. Las pizzas refrigeradas no formaban parte de mi dieta tanto por las calorías que llevan como por la grasa. De hecho, cuando las tomaba, me sentaban mal hasta el punto de que al día siguiente me costaba mucho más hacer deporte. El último año de carrera me fui a Los Ángeles (Estados Unidos) a estudiar, allí estaban muy de moda las pizzas con base de coliflor. La probé, era muy fácil de preparar y me sentaban genial. Cuando regresé a Barcelona por la pandemia, me di cuenta que había un vacío en el mercado de estos productos. En España y Europa la oferta era bastante escasa y me dije voy a hacerlas yo. Estuve vendiendo durante dos semanas en servicio delivery para ver si había demanda, vi que sí. Vendimos más de 400 pizzas en dos fines de semana y decidí crear The Coliflown.

--P: ¿Cuánto tiempo ha tardado el proyecto en materializarse?

--R: Llevamos más de dos años de trabajo. Al principio solo yo, luego con un departamento de I+D. Teníamos el objetivo de lanzar al mercado un producto bueno de sabor que fuera una alternativa nutricional a una pizza tradicional.

--¿Dónde se preparan las pizzas?

--En un obrador en Malgrat de Mar (Barcelona). Se cuecen en horno de piedra y utilizamos masa de fermentación lenta, masa madre con más de 24 horas de fermentación, facilitando así el proceso digestivo. Para hacer un símil, es como la manera tradicional de hacer pan.

--¿Dónde se pueden encontrar?

--A fecha de hoy se pueden adquirir en la sección de refrigerados de los establecimientos Ametller Origen en Cataluña. Estamos preparando el lanzamiento a nivel nacional con otra compañía, que aún no está al cien por cien cerrado.

--¿Se plantea la expansión de la marca tanto a otros productos? ¿Existe proyección a nivel internacional?

--Sí. De momento hemos salido al mercado con cuatro referencias verduras, jamón, jamón y queso, y cuatro quesos. También vendemos la base sola en packs de dos. Queremos ampliar la gama de gustos, la coliflor es muy versátil y sí que nos va a permitir expandir a otros productos, que por el momento no puedo revelar. Nos plantemos expandir a nivel europeo también, pero primer estamos centrados en Cataluña, luego en España y por último, el mercado europeo.

--¿Con cuántos empleados cuenta actualmente The Coliflow?

--Tenemos una asociación con Chef Sam para tener fuerza y estructura comercial que nos ha permitido lanzar la marca.

--¿Cómo se lleva a cabo el proceso de producción?

--Utilizamos el equivalente a 120 gramos de coliflor fresca en cada base. Primero se hace la base, se mezcla con la harina de fermentación lenta y con harina de trigo sarraceno y el aceite de oliva virgen extra. Luego añadimos el agua, se mezcla todo, y añadimos los toppings. Todos los alimentos son de alta calidad e intentamos que casi todos sean de kilómetro cero. El queso no lleva sueros, el tomate es sin azúcar añadido…

--¿Se ha alcanzado algún acuerdo con productores de la zona a fin de favorecer el uso del producto de proximidad?

--Nuestro obrador es el que tiene todos los acuerdos con los proveedores de materias primas y sí, en la elección de ese obrador se ha priorizado ese aspecto. Intentamos, en la medida de lo posible, que todos los ingredientes sean productos de proximidad.

--¿Emplean empaquetado sostenible?

--Sí y no. Nuestro pack lleva plástico porque la pizza refrigerada la tenemos que embasar al semivacío, pero la caja sí que es de cartón reciclado.  

--¿Cuántos gramos pesa cada unidad?

--En torno a los 400 gramos. La de verduras pesa un poco más, 450 gramos, y la de cuatro quesos, 380 gramos. Cada base es de 200 gramos.

--¿Por cuánto sale la unidad?

--Las pizzas salen a 3,99 euros y luego está el pack de dos masas que sale por 2,99 euros.

--¿Te esperabas el éxito obtenido?

--No, tanto no, la verdad, pero esperemos que vaya a más. Solo llevamos dos semanas en el mercado. Sí que veía que había demanda y que en el mercado tenía que existir una pizza saludable porque a todo el mundo le encanta.