Menú Buscar
Palacete de Albéniz / Canaan - CREATIVE COMMONS 1.0

Palacete Albéniz: así es la residencia oficial de la Familia Real en Barcelona

Fue construido con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona en el año 1929

Carlos Zapatero
6 min

El Palacete Albéniz es conocido actualmente por ser el lugar en el que se alojan los Reyes cuando visitan de manera oficial la ciudad de Barcelona. Fue construido por el propio arquitecto de Casa Real, Juan Moya, e, inicialmente, contaba con otro nombre muy diferente. Desde un primer momento, este lugar recordó a la estética de los edificios reales que se encontraban en Madrid, restando homogeneidad a las obras arquitectónicas que se presentaron en la exposición. 

Su construcción fue motivada por la celebración de la Exposición Internacional de Barcelona en el año 1929. En un primer momento fue bautizado como Pabellón Real de Montjuïc, debido a su función principal. Un año más tarde, en 1930, se instaló en su interior el busto del compositor y pianista Isaac Albéniz, motivo por el que el pabellón pasó a estar bautizado como Palacete Albéniz.

Diferentes funciones en su interior

Desde su inauguración, el Palacete Albéniz se ha ido transformando para dar cabida a todas las funciones que ha tenido que acoger. En un primer momento, este espacio estaba reservado como lugar de representación de la Corona, durante la exposición mencionada anteriormente. Una vez finalizó la exposición, también se utilizó su espacio interior como lugar en el que alojar a los diferentes personajes ilustres que iba recibiendo Barcelona en visita oficial. No obstante, actualmente actúa como la residencia oficial de la Familia Real Española cuando tiene que viajar a la región por motivos oficiales.

Palacete Albéniz / Jorge Frananganillo - CREATIVE COMMONS 1.0
Palacete Albéniz / Jorge Frananganillo - CREATIVE COMMONS 1.0

Los primeros huéspedes de la Casa Real que se hospedaron en su interior fueron los entonces príncipes Juan Carlos de Borbón y Sofía de Grecia en el año 1971. Cuando ascendieron al trono, decidieron dejar de acudir al Palacio Real de Pedralbes en sus visitas oficiales, siendo los responsables de que el Palacete Albéniz alcanzara esta notoriedad. La belleza de su construcción y la presencia de los jardines de alrededor fueron dos de los motivos para esta decisión. 

Recepciones de alto nivel

Además de su función principal, el palacete también se utiliza para dar cobijo a las recepción del más alto nivel por parte de los diferentes organismos públicos del Ayuntamiento de Barcelona.

Por sus características, es el lugar escogido por el propio ayuntamiento cuando se trata de celebrar los diferentes actos de Barcelona, cuya naturaleza requiere de una serie de compromisos y celebraciones protocolarios que no se podrían alcanzar en ninguna otra parte de la capital catalana.

Los jardines Joan Maragall, su gran seña de identidad

Por motivos de seguridad, el interior del palacete se encuentra cerrado al público durante el año, independientemente de su actividad oficial. Una de las épocas en las que sí que es posible visitar su interior es durante las fiestas de La Mercè, dado que es uno de los lugares en los que se desarrolla el festival MAC (Mercè Arts de Carrer), durante los tres días de duración que tiene el festival. Es importante tener en cuenta que únicamente permanece abierto en turnos de media hora y no la totalidad del recinto interior, sino únicamente una serie de zonas acotadas previamente. 

No obstante, en los alrededores de esta construcción existen unos jardines que se han posicionado como una de sus principales señas de identidad, situados en pleno corazón de Montjuïc. Los jardines Joan Maragall sí que permiten su visita a todos los vecinos de la ciudad de Barcelona, siempre que no exista actividad oficial en el interior del palacete. Únicamente abren durante el fin de semana y en una franja de horas determinada que se puede consultar en la página web, de acuerdo a cada época del año.

Una decoración interior repleta de obras de arte

El Palacete Albéniz contempla una de las muestras más importantes de arte en su interior. Las diferentes habitaciones del palacete están decoradas, en su totalidad, con todo tipo de relojes, cuadros, lámparas y diferentes elementos realizados por algunos de los artistas más importantes de España. 

Uno de los elementos que más destacan es la cúpula que se asienta en el interior de uno de los salones principales, realizada por Carlos Muñoz de Pablos. Además de ella, diferentes tapices de Goya y murales de Dalí centran toda la atención.