Menú Buscar
Panorámica de la Reserva Natural de Sebes / GRUPNATURAFREIXE - WIKIMEDIA COMMONS

Terra Alta y Reserva Natural de Sebes: gastronomía y naturaleza al alcance de la mano

Un paraje único dentro del territorio catalán dotado de una gran variedad de fauna y flora

Juan Antonio Marín
3 min

Lugares donde poder respirar aire limpio y sentir como la paz de la naturaleza fluye en el interior. Enclaves que cuentan con un entorno único caracterizado por la variedad de especies, tanto en animales como en vegetación que allí se forma. La península ibérica posee importante destinos de montaña donde poder disfrutar de una serie de actividades que conectan a la civilización con la naturaleza.

Dentro de ella, Cataluña es una de esas comunidades cuyo territorio de interior está repleto de bosques y parques naturales. Algunos de estos cuentan hasta con endemismos, especies de flora y fauna localizables solo en esa área determinada. Este es el caso de la Reserva Natural de Sebes, uno de los espacios más importantes ubicado en las Tierras del Ebro.

Tierra de garzas

La mayoría de los parques naturales o espacios de este tipo, disponen de varias especies propias del ecosistema. En la actualidad el Quebrantahuesos, un género de ave que se encontraba en peligro de extinción, se ha reintroducido en algunos parajes situados en Los Pirineos y La Cordillera Cantábrica. La Reserva de Sebes aguarda una serie de especies que dentro de Cataluña han sido calificadas como de escasas.

Hasta más de 200 tipos de aves se han observado desde que se estableció la reserva. Algunas de las más características, de este amplio y selecto grupo, son la garza imperial, la garza real y la cigüeña blanca. Su entorno sirve como parada para aquellas aves que se encuentran en periodo migratorio durante la época invernal. Cientos de mamíferos, anfibios y peces tienen su hueco dentro de este particular paraje.

Patrimonio histórico y cultural

A escasa distancia se encuentra la comarca de la Tierra Alta. Este territorio abarca una serie de localidades que han servido de inspiración para algunos de los artistas más importantes de la época. Pablo Picasso, representante del cubismo por antonomasia, reprodujo a Horta de San Juan en una de sus obras más conocidas.

Diversas rutas nacen y discurren por el interior de la comarca. La Vía Verde, una de las más reconocidas, la atraviesa por un antiguo trazado ferroviario de más de 23,6 kilómetros de distancia.