Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
 Copas de champán en el banquete de una boda / PIXABAY

Unos recién casados envían una factura de 203 euros a dos allegados por faltar a su boda

Piden a los invitados que paguen su cubierto, que estaba en la mesa de la celebración, a pesar de no haberse presentado al convite

3 min

Una pareja de recién casados han enviado una factura de 203 euros (240 dólares al tipo de cambio actual) a dos invitados que no se presentaron a su boda. El recibo, que uno de los pagadores compartió en Twitter, detalla que los allegados no avisaron de su ausencia y que los novios ya habían pagado por sus cubiertos, como es habitual.

En el concepto se especifica que el motivo del cobro es "no llamar" para avisar de la falta y "no presentarse" a la celebración. Además, en la misma factura aparece desglosado el importe de la cena por cabeza, 120 dólares que los invitados deberán abonar. 

Límite a las cancelaciones

Al organizar una boda, se debe tener en cuenta que existe una fecha límite para que los novios no tengan que pagar el ágape a los invitados de forma avanzada. Los grupos gastronómicos que asumen este tipo de eventos suelen dejar unos 10 días para cancelaciones de la lista de invitados sin asumir ningún coste.

El tiempo exacto del plazo se incluye en el contrato de servicio, sea por escrito o verbal. En el caso de que se supere serán los organizadores, los novios, los que deberán pagar por los cubiertos que se habían contratado aunque los invitados fallen en el último momento. 

Precio medio del cubierto 

En España, el precio medio del cubierto se sitúa entre los 120 y los 180 euros. El coste exacto varía según las preferencias de la pareja que se vaya a casar y del lugar de la celebración, ya que está relacionado con el coste de la vida de las autonomías. El regalo habitual de los invitados es pagar 150 euros por persona. De nuevo, esta referencia varía según la proximidad y las posibilidades económicas de cada uno. Se trata de una decisión muy personal. 

Igual de personal resulta fijar un presupuesto concreto de un enlace. Los más austeros comportan invertir un total de 14.000 euros, aunque esta cifra puede incrementar según el tipo de fiesta que cada uno tenga en mente y pueda pagar.