Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Playa de los Genoveses / JUNTA DE ANDALUCÍA

Las playas paradisiacas y de aguas caribeñas de Andalucía

Seis increíbles playas de aguas turquesas y cristalinas hacen las delicias de los amantes del mar, ya sean autóctonos o turistas

6 min

Son muchos los que sueñan con ir algún día al Caribe. El atractivo de las playas y el azul del mar les atrae. En cierta manera es normal, en cambio sólo hace falta ver el atractivo que tiene España para el turismo para darse cuenta de que nuestro país también tiene playas paradisíacas de las que se puede disfrutar.

Dunas, aguas color turquesa, arenas que van del blanco al dorado, son sólo algunos de los atractivos que se pueden encontrar, sin ir más lejos, en algunas playas de Andalucía. He aquí unos claros ejemplos.

Zahara de los atunes

Playa de Zahara de los atunes / EP
Playa de Zahara de los atunes / EP

Tal vez es una de las más conocidas de la costa de Cádiz. Situada en Barbate, estos 8 kilómetros ininterrumpidos de costa están bañados por unas aguas de lo más tranquilas. Tanto es así, que desde allí puede avistarse la cercana África.

A esto cabe sumar su equipación. No es un todo incluido como en los resorts del Caribe, pero si a uno le entra sed y hambre los numerosos chiringuitos de la zona están más que dispuestos a darles la bienvenida.

Playa de Bolonia

Playa de Bolonia / EP
Playa de Bolonia / EP

Antes de saltar de provincia cabe destacar otro de los puntos más destacados de la costa gaditana. Mide la mitad que la anterior, pero en sus cuatro kilómetros los bañistas pueden disfrutar de unas increíbles dunas que pueden hacerles creer que se encuentran en un oasis del desierto.

La duna que lleva el mismo nombre de la playa es considerada monumento natural y su emplazamiento único al lado de la ciudad romana Baelo Claudia y del peñón de Gibraltar la hacen única. No en vano es una de las pocas playas vírgenes situadas al sur de la Península.

Playazo de Rodalquilar

Playazo de Rodalquilar
Playazo de Rodalquilar

Ya en Almería hay también donde elegir. Sobre todo, en el Parque Natural del Cabo de Gata donde está este playazo, que tiene 400 metros de longitud y 30 más de anchura. ¿Por qué es caribeña? Por sus aguas cristalinas y calmas y su arena, que si bien no es blanca, es fina y dorada como la que más y el contraste con el mar la hace única.

Pese a ser una de las más transitadas en verano su acceso no es del todo fácil. Es necesario recorrer tres kilómetros a pie, claro que por el camino uno se encuentra con una construcción del siglo XVI de estilo renacentista como es la Torre de los Alumbres.

Playa de los Genoveses

Playa de los Genoveses / PARQUE NATURAL DEL CABO DE GATA
Playa de los Genoveses PARQUE NATURAL DEL CABO DE GATA

No sólo es paradisiaca sino que es una playa de película. O más bien de películas, ya que no son pocos los films que se han rodado en este increíble paraje del Cabo de Gata. Su camino no asfaltado y apartado de cualquier población la convierten en idílica y calma para cualquier rodaje y descanso.

El azul turquesa del agua sorprende a los que se acercan a su orilla, previa caminata, eso sí. Su acceso debe hacerse andando desde San José (Nízar).

Playa de Maro

Playa de Maro / EP
Playa de Maro / EP

Ya en Málaga es indispensable parar en este paraje presidido por una cascada que cae desde uno de los acantilados que lo enmarcan. Y es que aquí sólo se puede acceder por mar, ya sea en una embarcación motora, tabla de surf, colchoneta, kayak o a nado.

La playa es pequeña, de unos 500 metros de largo y 20 de ancho. La arena no es muy caribeña, es más bien gruesa y mezclada con piedras, claro que sus aguas cristalinas y la diversidad de su fauna marina la convierten a esta playa en la ideal para hacer snorkel.

Playa de Carabeillo

Playa de Carabeillo
Playa de Carabeillo

Claro que si hablamos de playas pequeñas y casi exclusivas esta es la que más. Ubicada en Nerja, a esta playa si se puede llegar a pie pese a estar rodeada de acantilados, claro que se ha de estar atento al camino para poder ver las escaleras que bajan a sus aguas.

Y si la primera de las playas mencionadas disponía de varios chiringuitos, aquí olvídense, apenas caben en sus 70 metros de largada y 10 de ancho, pero su tranquilidad y la claridad del agua hacen sentir que se está en el paraíso en la tierra.