Menú Buscar
Imagen de un usuario de patinete eléctrico en Madrid / EFE

Esta empresa quiere pagar a sus usuarios por usar el patinete eléctrico

Bird llega a España con intención de recompensar a los usuarios de su sistema de movilidad urbano

3 min

El problema de la contaminación ha hecho que muchas empresas vean en las restricciones de las ciudades un nuevo nicho de mercado del que cada vez más gente se beneficia. Los vehículos que se pueden reservar a través de una aplicación en el móvil son cada vez más variados, teniendo coches, motos, bicicletas y, los últimos y más polémicos, patinetes eléctricos. La irrupción de esta alternativa de transporte, que puede superar los 25 km/h, ha pillado desprevenida la regulación y a la sociedad, dividiéndola entre aquellos que se posicionan a favor y los que están en contra.

Aunque puede parecer una revolución que se está viviendo únicamente en España, lo cierto es que el patinete eléctrico viene del otro lado del charco. Muchas compañías han llegado a nuestro país con la premisa de ser las primeras, pero las grandes urbes buscan una forma de regular su servicio para que sea competitivo y beneficioso para todos, pero especialmente para el medio ambiente y los usuarios de esta forma de movilidad.

Un patinete eléctrico que paga por usarlo

Sin embargo, el gran reto empresarial que tienen las compañías de patinetes eléctricos que entran a un mercado todavía por explotar, como son las ciudades catalanas, hace que el posicionamiento en el público tenga que ser muy rápido y eficaz. Lo mejor es ser el primero, pues no habrá competidores, pero en caso de haber más rivales, las estrategias de publicidad pasan por tocar el bolsillo de los usuarios. Esta estrategia es la que quiere seguir Bird, compañía que ya opera en más de cien localizaciones en todo el mundo pero que está teniendo en estos últimos meses su despliegue en Europa

Patinetes de Bird / BIRD

El patinete de Bird / BIRD

Detrás de esta marca se encuentra Travis VanderZanden, exdirectivo de Uber y Lift. Su toque diferenciador son los climate credits o 'créditos climáticos'. Este sistema recompensa a los usuarios que hagan quince trayectos con un vale de 5 euros para gastar en la aplicación en futuros viajes con el patinete. Por el momento sólo están disponibles en Madrid, pero su intención es expandir el mercado por el resto del país, con el claro objetivo de entrar en Barcelona.