Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una ducha abierta /PEXELS

La OMS publica un manual sobre cómo ducharse correctamente

El organismo recomienda la ducha diaria inferior a cinco minutos con agua tibia y el uso de geles de baño con pH neutro

3 min

En plena emergencia sanitaria por el coronavirus, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado un manual en el que explica cómo ducharse de forma correcta. Aunque cada vez son más personas las que deciden prescindir de este momento de higiene diaria, el organismo internacional recomienda pasar por la ducha una vez cada 24 horas. 

También se aconseja un segundo baño al salir del gimnasio, si hace mucho calor o tras hacer deporte o haber practicado una activida física intensa. No obstante, esta segunda vez, siempre deberá ser de forma excepcional. 

Se cierra el debate: Ducha diaria

Entre las celebridades que han decidido suprimir esta rutina de sus hábitos de a diario se encuentra el actor Leonardo DiCaprio. Meses atrás, la estrella del celuloide y protagonista de Titanic, o No mires arriba daba a conocer que tan solo se ducha dos veces por semana.

Si bien, la OMS no solo apuesta por la ducha diaria, sino que también limita el tiempo de baño a los cinco minutos como máximo. El motivo, hacer un uso sostenible de los recursos naturales y de la energía, ya que el consumo de agua por ducha no puede superar los 95 litros.

Ducha de 5 minutos con jabones neutros y sin perfume

Y es que además de contribuir en la preservación del medio ambiente y ahorrar en el recibo del agua, en el compendio se remarca que una ducha de agua tibia de cinco minutos es suficiente para mantener la dermis limpia e hidratada. De hecho, se advierte de que exceder el período de tiempo de baño recomendado podría ser nocivo para la salud de la piel, favoreciendo la aparición de picores y enfermedades como la dermatitis.

Cuanto al tipo de geles de baño a emplear, desde la OMS sugieren el uso de jabones neutros y sin perfume. En concreto, los que presentan un pH similar al de la piel y que son mucho menos agresivos, ya que no generan un impacto negativo en las barreras protectoras de la piel, la primera línea de defensa del organismo contra los gérmenes. A estos jabones se les identifica muchas veces por su color blanco o vainilla.