Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vista de los Jardines del MOLL, una de las joyas del patrimonio de Lloret de Mar / MOLL

MOLL: una mirada al patrimonio de Lloret de Mar

Un espacio que permite conocer los distintos lugares de interés histórico, cultural y natural de la ciudad

Juan Antonio Marín
3 min

Lloret de Mar constituye uno de los puntos clave del turismo que recibe anualmente la Costa Brava. Parques acuáticos y discotecas así como la playa constituyen algunos de los factores claves para elegir la localidad gerundense como principal destino de vacaciones. Además de la ajetreada vida turística, el pueblo cuenta con un gran patrimonio que puede conocerse gracias a un nuevo espacio abierto.

El Museo Abierto de Lloret: MOLL ofrece una forma diferente de poder contemplar la riqueza de la que goza la localidad. En esta experiencia el visitante no se limita tan solo a observar, sino que también forma parte de ella colaborando en las distintas actividades que se realizan. Todos los monumentos poseen un panel accesible que añadirá un plus de información para el turista.

El Museo del Mar como punto de partida

Enric Garriga i Mataró, nacido en Lloret de Mar, se marchó en 1860 a Cuba donde tuvo la oportunidad de hacerse con una gran fortuna, destinando cierta parte de ella a construir una nueva vivienda. El edificio que actualmente alberga el museo donde se inicia esta ruta es Can Garriga, construcción relacionada con el comercio marítimo establecido con las Américas en el siglo XIX.

El Ayuntamiento, situado en el paseo de Verdaguer, también forma parte del punto de partida del recorrido. Felix de Azúa fue el encargado de levantar la emblemática construcción junto con Martín Surecia. El arquitecto catalán proyectó el Palacio de las Comunicaciones y Transportes de Montjuïc con motivo de la Exposición Internacional del año 1929.

Visita gratuita

El actual museo fue inaugurado en 2006, coincidiendo con la restauración de los jardines de Santa Clotilde, una de las ubicaciones que se encuentran dentro de la visita. Aunque la gran mayoría de los espacios son gratuitos, diversas zonas requieren de una reserva previa.

Ciertos enclaves como el Cementerio Modernista, Can Saragossa o los ya mencionados jardines de Santa Clotilde forman parte de las Jornadas Europeas del Patrimonio. Este programa fue el resultado de la iniciativa llevada a cabo por el Consejo de Europa y la Comisión Europea que llevó a 50 estados participantes a firmar la Convención Cultural Europea.