Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los castillos que forman parte de la Red de Paradores, concretamente el de Cardona / PIXABAY

Los mejores Paradores para dormir en Cataluña

El de Vielha, el de Tortosa y el de Cardona son algunos de los hoteles con más encanto de esta región

Noelia Hontoria
5 min

Los Paradores son probablemente los mejores hoteles para dormir. Tienen en común que están ubicados en lugares históricos y/o con mucho encanto, edificios señoriales o en una ubicación privilegiada. Por ejemplo, el Parador de Granada se encuentra en la Alhambra. En Catalunya también hay algunos de estos establecimientos hoteleros de renombre y también ofrecen una calidad excepcional a sus huéspedes, un trato exquisito y una oferta de servicios seleccionada con muy buen gusto.

En Catalunya existen siete Paradores Nacionales. Tienen en común que, en ellos, la naturaleza es la protagonista y están ubicados en entornos de una belleza incomparable. El marco que rodea a estos Paradores es el mayor atractivo, pero, al igual que en otras partes de España, también ocupan edificios históricos para sentir la magia de poder dormir en estos lugares tan impresionantes. Algunos de los mejores Paradores de Catalunya son el de Tortosa, el de Vielha y el de Cardona.

Parador de Tortosa

En pleno casco histórico de Tortosa, aparece el castillo de la Zuda, un conjunto histórico que a día de hoy hace las veces de hotel. Enclavado en una zona alta de la ciudad, no solo ofrece la posibilidad de dormir en un edificio que tiene más de mil años, si no que además tiene unas vistas excepcionales a la ciudad de Tortosa y al resto de la comarca, con el Ebro como protagonista. Por supuesto, la comodidad de las habitaciones está garantizada, pero también su exquisita gastronomía y, como plan de ocio alternativo, cuentan con una piscina de temporada.

Tortosa es una ciudad declarada Conjunto Histórico-Artístico, que tiene atractivos como la Catedral de Santa María, los Jardines del Príncipe, el Barrio Judío, el puente de la Vía Verde o la naturaleza que deja el Ebro a su paso por la ciudad. Visitar Tortosa un fin de semana y alojarse en el Parador es un buen plan para hacer turismo sin salir de Catalunya y disfrutar de los hermosos atractivos de esta tierra.

Parador de Vielha

Si se habla de lugares de los que enamorarse, el Valle de Arán es uno de esos sitios en los que merece la pena perderse una y otra vez. Y si se hace para dormir en el Parador, aún mejor. Cerca de Baqueira-Beret, rodeado de naturaleza, spa, con servicio de masajes y solárium para disfrutar del sol en los días en los que el astro rey haga su aparición, el Parador de Vielha es una joya en sí mismo, uno de los lugares en la naturaleza más bonitos que existen en toda Cataluña.

Este hotel ofrece vistas panorámicas al Pirineo Catalán, rodeado de jardines y donde la tranquilidad y la paz de este marco forman parte del encanto del Parador. Cuenta con una piscina de temporada, por lo que también merece la pena visitarlo en verano. Aunque se dice que su mayor encanto reside durante la temporada invernal, cuando la nieve cubre las montañas que rodean a este Parador ubicado en un cerro y el paisaje de torna totalmente de cuento. Su visita es imprescindible.

Vistas del Parador de Vielha / María Teresa Martínez EN PIXABAY
Vistas del Parador de Vielha / PIXABAY

Parador de Cardona

Imaginar dormir en un castillo, es imaginarse dentro de un cuento de hadas. Este Parador de Cardona se encuentra en el castillo medieval de la ciudad homónima, un recinto fortificado del siglo IX donde todos los detalles están cuidados al máximo, manteniendo la esencia original de este lugar, pero adaptado a las comodidades que se le pueden exigir a un hotel de estas características en pleno 2020. Sus vistas son maravillosas, con una panorámica del pueblo y del río Cardener.

En el recinto no solo se encuentra el castillo, también se puede disfrutar de las murallas, torres, fosos e iglesias de la época. Dormir en el siglo IX es posible gracias a este Parador. Para quien viaje hasta la zona, una visita imprescindible diurna es la del Parque Cultural de la Montaña de Sal, un recinto minero espectacular, único en el mundo. También merece la pena probar la gastronomía del Parador e incluso salir a descubrir la zona de Montserrat para quien se quede con ganas de más naturaleza, a tan solo 40 km desde este lugar.