Menú Buscar
El sueño es el síntoma más común del 'jet lag' / PIXABAY

¿Por qué aparece el 'jet lag' y cómo actúa en el cuerpo?

Este malestar es uno de los grandes clásicos del verano: aparece al hacer un viaje que implica un importante cambio horario

4 min

Además de las digestiones pesadas por los excesos del verano o las quemaduras provocadas por las largas exposiciones al sol, el jet lag es uno de los grandes enemigos durante los meses centrales del año. Es un malestar que aparece en nuestro cuerpo cuando realizamos viajes con un cambio horario importante. La consecuencia más común de este trastorno es la dificultad para conciliar el sueño o tenerlo durante las horas de luz.

¿Por qué se produce?

La doctora Cristina Zunzunegui, directora del Área Clínica de Somnisa y especialista en Psiquiatría y Medicina del Sueño, explica que nuestro cuerpo cuenta con un reloj biológico interno que se encarga de prepararnos para mantenernos activos durante las horas de luz y dormir durante la noche. Aquí es donde entran en juego los ritmos circadianos o variaciones que tienen lugar en nuestro cuerpo con ciclos de unas 24 horas.

El jet lag no afecta de igual manera en los viajes al este que al oeste / SOMNISA

El jet lag no afecta de igual manera en los viajes al este que al oeste / SOMNISA

Al pasar de un huso horario a otro de forma brusca, nuestro reloj interno se encuentra desfasado con respecto al horario del país al que hemos llegado. Este desajuste es el causante del tan odiado jet lag: nuestro cerebro no es capaz de sincronizar de manera inmediata sus patrones de sueño con las nuevas pautas de día y noche.

La edad agrava los síntomas

“La dificultad para dormir es la queja más común, pero el jet lag también puede derivar en otros síntomas. Como ejemplos podemos nombrar la disminución del rendimiento, alteraciones en la memoria y la concentración, dolor de cabeza, fatiga e incluso problemas digestivos acompañados de vómitos, náuseas o estreñimiento”, señala Zunzunegui. Síntomas que se ven agravados con la edad.

Sin embargo, la edad no es el único factor que determina si el jet lag que sufriremos será mayor o menor. La dirección en la que viajemos también agrava los síntomas. “El tiempo necesario para ajustar el ritmo circadiano es de un día por cada 60 minutos de desajuste si viajamos hacia el oeste, cifra que aumenta a un día y medio por cada 60 minutos si nos dirigimos hacia el este”, apunta la doctora.

No hay que preocuparse

Lo normal es que en un periodo de cinco a siete días desde que pisamos nuestro destino se produzca una remisión espontánea de los síntomas asociados al jet lag. Además, las consecuencias de sufrir estos desajustes son completamente habituales y no hay de qué preocuparse.

“Sí que es importante acudir a un especialista en caso de que los síntomas se alarguen en el tiempo", destaca la doctora Zunzunegui. "Algunos pacientes asociaban sus problemas para conciliar el sueño al jet lag de algún viaje reciente, pero en realidad se trataba de algún tipo de insomnio que nada tenía que ver y que requería de la atención de un experto”.