Menú Buscar
Enfermero Australia salva su ataque cardíaco

Un enfermero se salvó a sí mismo de un ataque cardíaco

Un ataque al corazón puede acabar con la vida de una persona si no se actúa a tiempo, y en este caso, el hombre consiguió mantenerse en vida

3 min

 

Australia es un país con un baja densidad de población y hay zonas con pocos habitantes en muchos kilómetros, especialmente al oeste del país. Esto lleva a que haya zonas prácticamente en medio de la nada en las que solo hay un sanitario para atender a las personas. Pero ¿qué pasa si esta persona sufre un ataque cardíaco? ¿quién le socorre? La solución para un enfermero australiano fue salvarse la vida a sí mismo.

Un enfermero de 44 años de edad estaba trabajando en un pequeño puesto de atención sanitaria que se encuentra a 1.000 kilómetros de Perth, la ciudad más grande del oeste de Australia y a 150 de las instalaciones médicas más cercanas. Fue entonces cuando sufrió un ataque al corazón, según relataba The New England Journal of Medicine.

Poniendo en práctica sus habilidades

Ante el ataque cardíaco que estaba padeciendo, el enfermero se realizó un electrocardiograma y envió los resultados por correo electrónico a un médico de urgencias. Éstos mostraban que sufrió un bloqueo cardíaco completo y otros problemas derivados que significaban que su corazón no respondía adecuadamente y su vida estaba en peligro.

En ese momento puso en práctica todos sus conocimientos y habilidades médicas para salvar su propia vida. Se clavó agujas en las venas de los dos codos y se introdujo una mezcla de medicamentos como aspirinas, nitroglicerina y opioides para mantener la sangre fluyendo, el ritmo cardíaco y mantener el dolor a niveles sorportables. También preparó el desfribiliador y adrenalina por si necesitaba un impulso para recuperar el ritmo cardíaco.

El enfermero salvó así su vida, ya que posteriormente llegaron los servicios médicos por aire y le transportaron hasta la ciudad de Perth donde fue operado de emergencia para solucionar el bloqueo en la arteria coronaria media derecha que sufróia. En 48 horas ya había sido dado de alta.