Menú Buscar
Cartón con una docena de huevos / UNSPLASH

Los españoles, unos 'cracks' en tirar huevos a la basura

Los españoles desperdician más de 188 millones anuales, un desecho con un impacto económico de más de 20 millones de euros

Juan Antonio Marín
3 min

El huevo, uno de esos alimentos que con tanto cariño incuba la gallina y que es tan indispensable para realizar algunos de los platos más clásicos. La tortilla, ya sea francesa o de patatas, más pequeña o más grande, con o sin cebolla, necesita del huevo para poder elaborarse. Muchas veces la elaboración de ese tipo de platos conlleva un despilfarro del alimento que puede ocasionar tanto daños económicos como medioambientales.

Como ya ocurría con el pan, el huevo se ha convertido en uno de los comestibles que más se desechan en territorio español. Hasta más de 188 millones de huevos se desperdician en los hogares españoles en el trascurso del año. El precio de uno de ellos es de poco más de 10 céntimos, aunque si la cantidad de producto que se desperdicia asciende hasta las seis cifras el daño económico es mucho mayor.

Incapacidad diferencial

Una de las principales razones por la que la población española desperdicie tal cantidad de producto, rico en proteínas y lípidos, es la incapacidad de distinguir aquellos que se encuentran en buen estado y los que no se pueden ingerir. Este simple motivo propicia una pérdida de 10 huevos por hogar al año, una cifra bastante interesante para el país.

Con el fin de intentar acabar con esta lacra de desecho se han impulsado una serie de iniciativas. Una de ellas, representada por la plataforma To Good To Go, consistía en realizar un simple test utilizando un recipiente con agua fría. El Huevo Challenge, como fue titulado, permitía ver, según la posición del huevo dentro del vaso, si este aún se encontraba apto para consumir.

Valor nutricional

Este alimento, que contiene un importante valor nutricional, puede ser cocinado de distintas formas para así aprovechar todo su contenido. La yema del mismo es la parte que más calorías tiene, con un total de 322 gramos. La otra cara de la moneda la representa la clara que tan solo cuenta con 52 gramos de calorías.

Si este producto ovíparo se cocina a través del hervor, la cantidad de calorías se mantiene en 155 mg, menos de la mitad que contiene la yema. Los huevos, de especies como la codorniz, se mantienen en 153 gramos.