Menú Buscar
Mamá cerdo con sus bebes / PIXABAY

El insólito parto porcino que asombra al mundo

En Pinar del Río (Cuba) han sido testigos del nacimiento de un cerdo con una cabeza y dos cuerpos

3 min

Pinar del Río es una ciudad cubana perteneciente a la provincia homónima que hasta ahora era conocida por su producción de tabaco, la mayor del país (un 80% de los cigarros hechos en Cuba proceden de allí). Sin embargo, desde la semana pasada este municipio se ha hecho famoso en las redes sociales debido a un nacimiento fuera de lo común: el de un cerdo que llegó al mundo con una cabeza y con dos cuerpos.

Caridad Pelier Martínez es un guardia de prisiones de 65 años que en sus ratos libres también se dedica a la crianza de cerdos. Hace unos días, como es habitual cada cierto tiempo, una de sus puercas se disponía a dar a luz. Hasta doce bebés salieron del interior de su madre, aunque cuatro de ellos llegaron al mundo con problemas de peso y no fueron capaces de superar el parto.

Ninguno de los presentes daba crédito a lo que estaba viendo

De los ocho cerdos restantes, uno de ellos llamó la atención de la familia de Pelier. ¿Era posible lo que estaban viendo sus ojos? ¡Un cerdo había nacido con una cabeza y dos cuerpos!

Cerdo con una cabeza y dos cuerpos / CARIDAD PELIER - GUERRILLERO

Cerdo con una cabeza y dos cuerpos / CARIDAD PELIER - GUERRILLERO

Lo insólito del asunto llevó a los presentes a conjeturar por qué había sucedido ese fenómeno tan extraño. Nadie fue capaz de dar con la respuesta científica, pero sí con algunas teorías al respecto. La que más triunfó es que el cerdo que montó a la lechona, que era madre primeriza, podría ser el padre de la misma, lo que derivó en algún falló genético de sus vástagos.

Un cerdo único en el mundo

Como se puede observar en la imagen compartida por Caridad Pelier Martínez al diario local Guerrillero, este peculiar cerdo cuenta con una sola cabeza y dos cuerpos que se bifurcan. Ambos comparten pecho, desde el que sale un par de patas. El otro par de patas delanteras está situado a la espalda. Y es a la altura del cordón umbilical cuando ambos cuerpos se terminan de bifurcar, cada uno con su respectivo par de patas traseras y su rabo.