Menú Buscar
Libros de novela negra / Michal Jarmoluk en Pixabay

4 títulos de novela negra para los amantes del suspense

Una de las mejores opciones para sobrecogerse con la lectura es escoger títulos de novela negra

Manuel Martínez Sánchez
6 min

Historias que enganchan de principio a fin, sucesos en espacios oscuros y un manojo de pistas sin sentido alguno, son algunos de los atributos que caracterizan a los libros de novela negra. Se trata de un subgénero literario donde el eje principal sobre el que gira la historia es un crimen, una desaparición o un robo, y los entresijos de su posterior investigación.

Su origen se sitúa en el segundo y tercer decenio del siglo XX . En ese momento, Estados Unidos sufría la Gran Depresión y comenzaron a surgir los primeros gánsters que inspiraron a los escritores de la época. Igualmente, las historias que lideraban esta época dorada de la novela negra solían compartir unos rasgos similares: un inspector de policía o detective, una femme fatale y un crimen o una búsqueda que los unía. En esta lista se incluyen tanto las obras más icónicas, como algunos de los mejores títulos actuales.

El sueño eterno

La obra que dio a conocer al detective Philip Marlowe, uno de los personajes más icónicos de la novela negra. Además, su autor fue uno de los baluartes de esta variedad literaria, el estadounidense Raymond Chandler. La novela es relativamente corta, con 236 páginas, y se posiciona como un referente para entender en qué consiste este género tan peculiar.

El sueño eterno cuenta la historia del detective Marlowe, que es contratado por el acaudalado general Sternwood para resolver un chantaje. Sin embargo, esta relación le trae un sinfín de quebraderos de cabeza, al mismo tiempo que suceden nuevos asesinatos que nada tienen que ver con el problema inicial. En su época fue adaptada al cine por Humphrey Bogart y Lauren Bacall. Asimismo, el medio de comunicación francés Le Monde la introdujo en su lista de los 100 libros del siglo.

El halcón maltés

Este es otro ejemplo perfecto para entender el boom que experimentó la novela negra en los años posteriores a la Gran Depresión. En 1930, Dashiel Hammet contó la historia del detective Sam Spade y como se ve envuelto en la búsqueda de una joya muy valiosa. Una atractiva mujer es la responsable de que el protagonista tenga que enfrentarse a delincuentes de la peor calaña, que también van en busca del tesoro.

El halcón maltés hace referencia precisamente a dicha joya. Se trata de una estatuilla con forma de halcón que lleva incrustadas varias piedras preciosas. Fue un regalo de los caballeros de la Orden de Malta al emperador Carlos V. Durante siglos ha pasado de unas manos a otras y siempre ha tenido tras de sí una serie de asesinatos y robos de gran calibre. Sin embargo, en cierto momento llega a la ciudad de San Francisco, donde reside el detective Spade y comienza su particular periplo.

Detective de novela negra / StanWilliamsPhoto en Pixabay
Detective de novela negra StanWilliamsPhoto en Pixabay

Asesinato en el Orient Express

Esta obra da vida a la investigación más difícil del detective Hercules Poirot. El protagonista tiene que realizar un viaje de última hora en el tren que da nombre al título de la novela. Aquí conoce a un pasajero que dice temer por su vida, pero que no despierta la simpatía de Poirot. Esa persona es Ratchett y, tal y como él mismo predijo, aparece asesinado en la segunda noche a bordo del Orient Express.

Este crimen supone un problema para el responsable del tren, puesto que tienen que atravesar varias fronteras y podría convertirse en un impedimento. Por ello, monsier Bouc, director de la compañía, pide a su buen amigo Hércules Poirot que investigue la muerte. Sin embargo, los primeros indicios que se encuentran en la escena del crimen indican que no va a ser nada fácil desenmascarar al culpable, a la vez que entiende que todas las personas que van a bordo del tren tienen algo que ocultar.

La chica de nieve

En un magistral ejercicio de reinventar el género de la novela negra, además de situarse entre los mejores referentes de la época actual, está el escritor malagueño Javier Castillo. De su pluma han salido títulos como El día que se perdió la cordura, Todo lo que sucedió con Miranda Huff y, recientemente, La chica de nieve. En este caso, no se le da tanta importancia a la figura del investigador como al crimen o a la desaparición en sí, al menos como se hacía en el siglo XX.

La chica de nieve es una novela sobrecogedora que cuenta el sufrimiento de unos padres que perdieron a su hija durante la cabalgata de Acción de Gracias en 1998. Cinco años después, reciben una cinta de su hija con ocho años y jugando en una habitación desconocida. A partir de aquí, una periodista intenta descubrir la verdad con las poquísimas pistas que tiene del paradero de Kiera Templeton.