Menú Buscar
Vista de uno de los hoteles paradisíacos en Maldivas / FOUR SEASONS

Tres hoteles paradisiacos para volver a soñar con viajar

Dormir en plena sabana africana, despertar mirando la inmensidad del mar o sentirse un rey en un castillo, son algunas de las mejores ideas para viajar a todo lujo

Noelia Hontoria
6 min

Es tiempo de soñar. La facilidad para viajar ya no es la misma de antes, al menos de momento. Y en esta ocasión no se trata de condiciones individuales de tiempo o dinero. El Covid-19 ha golpeado a todo el mundo y es precisamente el sector turismo uno de los más afectados, pero la capacidad de soñar sigue intacta. Por eso, siempre es buen momento para descubrir algunos de los hoteles paradisíacos que se pueden visitar a lo largo y ancho del planeta. Piscinas infinitas, vistas de impresión o enormes jardines son algunos de los lujos para los sentidos.

Estos hoteles no son nada económicos, pero soñar con ellos es gratis. Gracias a ellos, el viajero puede alojarse en plena sabana africana, la mejor opción para los amantes de la naturaleza, en un resort sobre el mar en las Maldivas o incluso en un castillo inglés, en exclusiva para los huéspedes y con pleno derecho de uso del lugar. Cultura, naturaleza o mar son algunas de las opciones más soñadas cuando se piensa en hoteles paradisíacos para dormir… aunque no estén al alcance de todos.

Mala Mala Rattray’s (Sudáfrica)

Mala Mala Rattray’s / MALA MALA RESERVE
Mala Mala Rattray’s / MALA MALA RESERVE

Sudáfrica es uno de los países más ricos a nivel paisajístico. Su sabana es sencillamente espectacular. De hecho, gracias a hoteles como el Mala Mala Rattray’s, es posible dormir en plena naturaleza, concretamente, en este caso, en el Parque Nacional del Kruger. Destaca su decoración de madera y motivos tribales y de animales salvajes, como leopardo, cebra o pantera, que recuerda al huésped dónde se encuentra. Muy cerca se localiza el río Sand. Sus habitantes tienen vistas a la sabana, para que toda la estancia recuerde a los clásicos safaris.

Sin duda es la mejor opción para aquellos amantes de la naturaleza que quieran saber lo que es dormir en uno de los lugares más exóticos del mundo. Su precio por noche parte de los 600 dólares y llega hasta los 2000 dólares, en función de la suite elegida y del tipo de ocupación. No es nada económico y solo está al alcance de los bolsillos más pudientes (o de aquellos que tengan el tesón de ahorrar durante varios años), pero sin duda es una experiencia inigualable si se habla de hoteles paradisíacos.

Castillo de Barcaldine (Escocia)

Castillo de Barcaldine / BARCALDINE CASTLE
Castillo de Barcaldine / BARCALDINE CASTLE

¿Cómo se sienten los reyes? ¿Alguien en la sala sueña con dormir como un príncipe? Hay muchas opciones para dormir en un castillo (no en un castillo simulado, en uno real), y principalmente se concentran en Reino Unido. Un buen ejemplo es el Castillo de Barcaldine, que cuenta con seis habitaciones y todas las zonas comunes a disposición de sus huéspedes, en un marco incomparable. Como curiosidad, además de funcionar como hotel, también permite celebrar eventos, como bodas o cumpleaños.

Las tarifas parten de los 1.500 dólares por noche si se desea disfrutar del complejo entero y se debe consultar con el alojamiento para elegir detalles como el tipo de comida (que puede ser buffet o servido en mesa por un buen chef). Los precios para reservar habitaciones individualmente son más económicos y se pueden encontrar por unos 300 euros la noche. El castillo fue construido en 1609 en el corazón de Escocia y goza de hermosos jardines y unos espacios exteriores e interiores dignos de película.

Four Seasons Resort Maldives at Kuda Huraa (Maldivas)

Four Seasons Resort Maldives at Kuda Huraa / FOUR SEASONS
Four Seasons Resort Maldives at Kuda Huraa / FOUR SEASONS

Pero si se habla de paraíso hay un lugar en el mundo en el que el viajero siempre acertará: las maravillosas islas Maldivas. La famosa (y lujosa) cadena Four Seasons tiene en su catálogo de hoteles uno de los lugares más bonitos y relajantes del mundo, el Four Seasons Resort Maldives at Kuda Huraa. Se trata de un complejo hotelero que sigue la moda del país: zonas comunes íntimas y sin nada de masificación y enormes alojamientos privados, con piscinas infinitas a nivel del mar y vistas impresionantes desde la habitación.

Está rodeado, además, de flores tropicales y se asienta en una isla de coral privada. Cuenta con cuatro restaurantes y dos bares y se pueden practicar deportes como submarinismo o surf. El precio parte de los 1.000 dólares por noche y por habitación e incluye desayuno. Las comidas se pagan aparte.