Menú Buscar
Clientes chinos en una Apple Store de Shanghái / EP

Compañías de telefonía afirman que les han desaparecido 20 millones de clientes chinos en febrero

Las cifras que manejan las empresas de telecomunicaciones refuerzan las teorías de que en China hay más muertes por coronavirus de las que se cuentan

3 min

Tres de las principales compañías de telecomunicación que operan en China se preguntan dónde están los 20 millones de usuarios de sus líneas que han desaparecido este mes de febrero. Un elevado número que se une a las registradas durante el mes de enero.

De los 1.600 millones de clientes que registraban a principios de año estas telefónicas, el número ha bajado hasta los 1.580 en un mes. Hay muchas teorías sobre este abultado descenso, y probablemente la verdad sea una mezcla de todas ellas. Pero lo que está claro es que pone en entredicho las cifras de muerte por cornavirus que ha proporcionado el gobierno chino.

Refuerza las teorías catastróficas

Esta desaparición masiva de clientes acentúa la teoría de aquellos que piensan que China ha trampeado sus cifras de contagiados y fallecidos por el coronavirus. China Mobile --la más usada en el país asiático con 900 millones de cuentas-- ha perdido siete millones de líneas en febrero, que se suman al casi un millón que también se dejó el primer mes del año.

El diario digital chino Caixin, apoya esta teoría al afirmar que solo en la ciudad de Wuhan --donde se originó la pandemia-- habrían 40.000 muertes por las 2.500 víctimas que son reconocidas oficialmente. Estos estudios, sumados a la caída de líneas móviles, refuerza el pensamiento de aquellos que piensan que las muertes en China podrían contarse en cientos de miles y que acusan de opaco al gobierno.

Otras teorías manejadas

Las teorías sobre este descenso son varias y probablemente la realidad esté en una mezcla de todas ellas. La teoría más extendida entre estas empresas, principalmente las chinas, es que se trata de clientes que dan de baja sus líneas contratadas debido al encierro obligatorio, al disponer de Wi-fi todo el tiempo.

Otra opción sería que se tratasen de cuentas falsas, generadas por las compañías para recibir buenas opiniones en internet o para engordar sus cifras totales de clientela que, ante la reculsión y la crisis sanitaria, habrían perdido su sentido.