Menú Buscar

¿Qué normas hay que seguir para pilotar un dron de uso recreativo?

Cada vez hay más drones en España, por eso se antoja vital que sus pilotos conozcan la legislación vigente

Dron de uso recreativo / UNSPLASH
29.01.2019 23:39 h.
5 min

El dron ha sido uno de los regalos estrella de la pasada Navidad, como también es protagonista en cumpleaños y fechas especiales. Y es que, aunque parte del público piense en él como un aparato profesional, su uso recreativo es cada vez más habitual en España. Por este motivo, es crucial que las personas que posean un dron conozcan la normativa vigente para utilizarlo de forma segura y siempre dentro de la legalidad.

“Los drones son muy útiles y ofrecen multitud de opciones, incluso para un uso personal. El problema surge cuando quienes los pilotan no han recibido ningún tipo de formación, los utilizan en zonas prohibidas o no toman medidas de seguridad”, ha explicado Daniel Bayón, CEO de Juguetrónica, que ha indicado que, para evitar ese tipo de problemas, en 2017 entró en vigor la legislación que regula el uso recreativo de drones.

Nunca hay que perder de vista el dron

La normativa contempla que no es necesario ser piloto certificado si el uso del aparato no es profesional, aunque tanto dron como emisora tienen que estar identificados con los datos y número de teléfono del propietario. Otra de las medidas de seguridad es volar el dron siempre dentro del alcance visual. Por ello, en vuelos FPV (First Person View) debe haber un ‘observador’ que dé indicaciones al piloto.

Las distancias pueden variar dependiendo de si el espacio es urbano o no, situándose entre los 50 y los 120 metros de altura. Las restricciones aumentan cuando se trata de aeropuertos o aeródromos, no pudiendo volar drones a una distancia mínima de ocho kilómetros de este tipo de instalaciones. Para consultar zonas prohibidas, peligrosas o restringidas, Bayón recomienda consultar Icarus RPA.

La responsabilidad en accidentes es del piloto

Respecto a la ley de protección de datos, en el caso de los drones con cámara incorporada (y salvo algunas excepciones) hay que contar con el permiso de las personas que aparezcan en las imágenes para subirlas a internet o a redes sociales.

Hombre pilotando un dron de uso recreativo / UNSPLASH

Hombre pilotando un dron de uso recreativo / UNSPLASH

En cuanto a posibles accidentes, cualquier daño producido es responsabilidad del piloto. Además, si un hijo o algún menor a cargo de un adulto utilizan drones, también deben saber que han de estar acompañados en todo momento por una persona mayor de edad.

¿Qué dron de uso recreativo comprar?

Para principiantes, la compañía aconseja iniciarse con drones recreativos de menor tamaño, que son perfectos para aprender a volar. Con precios que oscilan entre los 40 y los 70 euros, unas buenas opciones son el Smartdrone BT, un dispositivo de bolsillo que se maneja con el smartphone; el Mini Skywalker Evolution, una esfera voladora a prueba de impactos; o el Brickdrone, con cámara incorporada y que permite construir varios modelos distintos pieza a pieza. Y, aún dentro de la gama de drones recreativos, las mejores opciones para volar tanto en interior como en exterior y grabar vídeo son el VR Drone Autoflight y VR Nanodrone Autoflight, que incluyen gafas FPV para convertir el móvil en un dispositivo de realidad aumentada.

Consciente de la necesidad de enseñar a sus clientes a utilizar los drones que compran y concienciarles sobre un uso adecuado de los mismos, Juguetrónica organiza de forma periódica talleres de vuelo de drones en su flagship del centro de Madrid. “En ellos enseñamos a los participantes a reconocer las distintas partes del dron o a llevar un correcto mantenimiento de sus baterías, pero también a ajustar su vuelo, adquirir habilidades o conocer aspectos legales relacionados con el uso de este aparato”, señala el CEO de la empresa. La plaza del curso cuesta 18 euros y el próximo tendrá lugar el 5 de febrero.

Uso responsable de los drones

“Ya sea para tomar fotos o grabar vídeos durante un viaje, para fines profesionales o por mero entretenimiento, los drones son cada vez más deseados por los españoles. Al tratarse de productos relativamente nuevos, es normal que se produzcan algunos incidentes. Sin embargo, estamos seguros de que la concienciación, los talleres y la regulación permitirán que, poco a poco, sus usuarios realicen un uso más responsable”, ha subrayado Daniel Bayón.

¿Quiere hacer un comentario?