Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Debate sobre la gestión pública de los datos en el congreso 'Humanism in the digital age' / DIGITAL FUTURE SOCIETY

Los ayuntamientos, primera línea de batalla contra la "resignación digital"

La gobernanza local de los datos es la mejor herramienta para que los ciudadanos confíen en los procesos de digitalización

4 min

Desconfiamos de la gestión digital de nuestros datos, pero nos resignamos a ello porque es imposible circular por Internet sin aceptar las reglas de juego. Es la conclusión que se ha puesto de manifiesto durante un debate del congreso Humanism in the digital age, en que se han aportado ideas para combatir esta actitud desde los gobiernos locales.

Según las cifras aportadas por Simon Chignard, experto en gobernanza de datos en UIA (Urban Innovative Actions), solo el 35% de las personas confían en las administraciones municipales. Es una cantidad pequeña, pero mayor que las garantías que la ciudadanía deposita en los gobiernos centrales (31%) y en las redes sociales (7%).

Actuaciones locales...

¿Qué hacer para revertir esta tendencia? Chignard ha mencionado algunos ejemplos de grandes ciudades que han implementado sistemas de gestión de datos transparentes y responsables con sus vecinos. Es el caso de plataforma de intercambio de datos como Rudi en Rennes (Francia) o la Berlin Digital Vereint, sita en la capital de Alemania.

Pero no hace falta ir tan lejos: la herramienta barcelonesa de código abierto Decidim permite procesos de participación ciudadana. La cercanía entre administrados y Administración facilita la inclusión de los ciudadanos en la concreción de políticas públicas y permite luchar contra la resignación digital, ha explicado el experto francés. De hecho, Chignard ha lanzado una pregunta al aire: "¿Las naciones hablan, pero las ciudades actúan?".

... y también nacionales

El resto de invitados han recogido el guante de la provocación del ponente. Belén Santacruz, economista y asesora de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, ha puesto en valor las iniciativas adoptadas por parte de este organismo dependiente del Gobierno y dirigido por Carmen Artigas.

Tanto la Carta de Derechos Digitales como la Oficina de Datos son actuaciones que defienden una "digitalización centrada en el ser humano". Santacruz ha reiterado el compromiso de España en la búsqueda de unos estándares compartidos entre sector público y sector privado que no desoigan las responsabilidades para con colectivos vulnerables como las mujeres o los niños.

Un 'hub' europeo en IA

Este enfoque antrópico ha sido respaldado por Gianluca Misuraca, experto en diplomacia IA y comunicación estratégica. El investigador de origen italiano ha constatado que 2020 se recordará como el año del Covid-19, pero también de la inteligencia artificial. Ha apuntado que el modelo europeo, en línea con el espíritu de las medidas tomadas por la secretaría de Estado, sitúa al "ser humano en el centro".

"Cómo podemos asegurar que la resiliencia digital sea protegida en este mundo complejo y cómo podemos gobernar los elementos conducidos por la IA es aún una controversia", ha reconocido. Pero ha destacado el reglamento sobre IA en fase de tramitación en el Parlamento Europeo como un proyecto que apunta hacia la conversión del continente en un hub centrado en las máquinas inteligentes pero responsables. En esta transición, las ciudades tienen mucho que decir.