Menú Buscar
Mercado dominical de libreros de Sant Antoni / AJUNTAMENT DE BARCELONA

Los libreros de Sant Antoni prevén un Sant Jordi "flojo"

El colectivo pide al Ayuntamiento de Barcelona que abarate las tasas para instalarse en el mercado y generar "más paradas"

3 min

La Diada de Sant Jordi cae este año en domingo. Un día que no suele ser bueno para los libreros, pues el grueso de las ventas se concentra en pocas zonas del centro de la ciudad.

“No auguramos una buena jornada”. De esta forma se expresa el presidente de la Asociación de Libreros de Sant Antoni, Joan Mateu.

Los vendedores que se sitúan todos los domingos en el mercado de Sant Antoni lo harán hoy como cada domingo, aunque esta vez “muchos de los que montan una parada aquí, lo harán también en Las Ramblas o en la plaza de Catalunya”, indica su portavoz.

Habitualmente, son 100 las paradas que se instalan en este mercado. Hoy, 60 de ellas también abrirán en el centro de la ciudad. “El negocio esta allí”, señala Mateu.

"Con olor a Sant Antoni"

El propio presidente explica que comprar un libro en este tradicional mercado --ahora en obras de larga duración-- tiene un valor añadido: “Cuando uno piensa en un libro de papel, piensa en Sant Antoni”.

Imagen aérea del mercado de Sant Antoni de Barcelona en obras / CG

Imagen aérea del mercado de Sant Antoni de Barcelona en obras / CG 

Mateu explica a Crónica Global que tienen “una excelente relación con los vecinos”, y que organizan “actividades para fomentar la lectura en el barrio”.

Los libreros aseguran que actúan como un “servicio público”.

En esta línea, el presidente de la asociación lamenta “el freno del ayuntamiento a la gestión de los libreros”, porque “la cultura no le interesa a nadie”. Para hacer del mercado de Sant Antoni un lugar más atractivo para la compra de libros en la actualidad, el portavoz indica que urge una “especialización temática”.

El mercado más caro de España

Según explica el colectivo, este mercado es el más caro de España para montar una parada. Esta situación “complica las cosas y cierra la puerta a nuevos vendedores especializados”.

Mientras, el objetivo sigue siendo el mismo desde hace tiempo: recuperar el número de paradas con las que contaba antes el mercado, para así ganar mayor presencia en la calle.