Menú Buscar
Jordi Rubiralta, presidente de WefenLife, y la entrada de la sede central del grupo en Hospitalet del Llobregat (Barcelona) / FOTOMONTAJE DE CG

Jordi Rubiralta reorganiza la actividad del gigante médico WerfenLife

El grupo escinde parte de los 154,2 millones de euros de su capital para crear una sociedad que aglutine las acciones de las inversiones ejecutadas

3 min

Los Rubiralta culminaron el ejercicio 2016 con la reorganización de la actividad más ventajosa para las cuentas de la familia: la del gigante médico WerfenLife. Su presidente, Jordi Rubiralta Giralt, ha puesto en marcha una nueva sociedad que actuará como tenedora de las acciones de las últimas inversiones del fabricante de material médico y científico, indican fuentes conocedoras de la operación.

Para ello, ha escindido parte de los 154,2 millones de euros de capital base de la compañía, que tiene su sede en L'Hospitalet del Llobregat (Barcelona). WerfenLife Ventures, el nombre de la nueva filial, ha recibido 3,56 millones para dar sus primeros pasos, tal y como consta en el Registro Mercantil.

Cúpula directiva

El impacto de la operación quedará reflejado, básicamente, en los libros de contabilidad, señalan los mismos interlocutores. La organización de la dirección es un calco del holding del grupo, con Jordi Rubiralta Giralt en la presidencia y sus hermanos José Luis, Xavier y Marc como consejeros.

Todos ellos vehiculan su participación en WefenLife a través de sus respectivas sociedades de inversión. Lajaar Control Management, por parte del principal ejecutivo; y El Sot de les Cordes, Molaris Control y Blanhiblar, respectivamente, de sus hermanos. Actúa de secretario el conocido abogado Miquel Roca Junyent.

Más de 1.000 millones de facturación

La otra mitad de la familia Rubiralta, propietaria de Celsa, no tiene participación en el gigante médico desde 2006. Ese año decidieron separar sus caminos tras una valoración exhaustiva de ambas compañías para realizar la permuta del intercambio de títulos. La siderúrgica facturaba más que el grupo médico, y Francisco Rubiralta pagó a su hermano una cantidad que nunca se hizo pública para segregar ambas actividades.

Con el paso de los años, la situación se ha revertido. Mientras Celsa está pendiente de la mayor refinanciación en ciernes en Cataluña, con un pasivo de 1.200 millones de euros, WerfenLife sobrepasó los 1.000 millones de facturación (1.175 millones) en 2015. Además, obtuvo un beneficio neto de 143 millones y sus dueños se repartieron cuantiosos dividendos por ello.

Desde hace meses, se especula en entornos financieros con su salto al mercado continuo, y ha ejecutado varias inversiones para crecer en las actividades que considera core. La última fue la adquisición del fabricante de material médico alemán Tem, con presencia en EEUU, por 125 millones. Lo anunció a finales de septiembre.